El nuevo impuesto digital del 3 por ciento

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, reveló al Senado que el nuevo tributo sobre las firmas tecnológicas y negocios digitales en el que trabaja el Gobierno pondrá el foco en las plataformas online de transportes y alojamiento. Aludía a compañías como Airbnb, que permite a particulares alquilar una vivienda o una habitación temporalmente, o a firmas como Uber, que compite con el sector del taxi.

La nueva tasa gravará al 3% cada operación sobre la venta de datos, los ingresos por publicidad y las transacciones comerciales entre estas empresas y los particulares, cuando las compañías facturen más de 750 millones en todo el mundo y además logren tres millones en España con las actividades sujetas al tributo.

Montero ha recordado que su plan de reforma fiscal pasa por subir impuestos sobre la renta y el capital de las rentas altas, rebajar el IVA de los productos de higiene femenina del 10% al 4%, imponer una tasa las transacciones financieras e impulsar un tributo sobre los operadores digitales.

En este campo, la ministra ha apuntado que se dejará guiar por la reflexión tributaria abierta en Europa pero que Hacienda pone el foco en las compañías digitales de transportes y alojamiento. El anuncio pone el foco tributario en compañías como Airbnb, que permite a particulares alquilar una vivienda o una habitación temporalmente, o a firmas como Uber, que ha entrado a competir en el sector del taxi.

El gravamen, que será del 3%, se establecerá sobre la venta de datos de sus clientes, los ingresos por publicidad y las transacciones comerciales entre estas empresas y los particulares. El impuesto digital iría dirigido al negocio de la compra, la hostelería y de algunos transportes, ha detallado la ministra, que ha añadido que afectaría a las compañías con una facturación superior a 750 millones de euros en todo el mundo y 3 millones en España.

Más allá, la ministra aclaró que su reforma fiscal pasa por subir impuestos a las rentas altas, rebajar el IVA de los productos de higiene femenina del 10% al 4%, imponer una tasa las transacciones financieras, o impulsar una fiscalidad verde. Montero destacó además que bajará el tipo de Sociedades del 25% al 23% para las pymes y establecerá un tipo mínimo del 15% (18% para banca y petroleras) para evitar que las pequeñas compañías paguen más que las grandes. Además, defendió que pasen a tributar en España el 5% de los dividendos de las filiales extranjeras de empresas españolas, hoy exentos por los convenios de doble imposición.

11/10/2018|