Valerio defiende el establecimiento de un registro de la jornada de los trabajadores en las empresas

La Inspección de Trabajo ha detectado fraude en 6.929 contratos de jornada a tiempo parcial, obligando a los empleadores de los trabajadores afectados a ampliar sus horas de trabajo y, consecuentemente, a subir sus salarios y cotizaciones. Así lo ha avanzado este miércoles la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, durante una comparecencia en la comisión de Trabajo del Senado.

Esta ampliación de jornadas es el resultado de la primera fase de uno de los dos planes de choque que puso en marcha la Inspección de Trabajo en julio pasado contra el fraude en los contratos temporales y a tiempo parcial. Los datos facilitados este miércoles por Valerio corresponden, por tanto, a las actuaciones de los inspectores en agosto y parte de septiembre. En este tiempo, las ampliaciones de jornada en contratos fraudulentos han aumentado un 12% respecto al mismo periodo del año pasado.

En cuanto al otro plan de choque que lucha sobre la contratación temporal fraudulenta, Valerio ha recordado las cifras ya facilitadas por su Departamento, que indican que dicha primera fase del plan –en la que la Inspección ha enviado más de 80.000 cartas a los empresarios para que regulasen la situación de sus trabajadores— se han convertido en indefinidos más de 46.000 trabajadores temporales.

Además, de esta reacción de los empresarios a las misivas enviadas por la Inspección, la ministra de Trabajo ha destacado que se está produciendo “un efecto inducido en las empresas que no han recibido ninguna carta, y los empresarios están actuando de manera preventiva” y regulando o contratando de manera adecuada a sus trabajadores.

Así, de forma directa o indirecta, la puesta en marcha de estos planes de choque ha generado que en agosto se hayan hecho casi 154.000 contratos fijos, un 34% más que hace un año; y en septiembre, se han suscrito otros 232.678 indefinidos, también un 20,8% más que hace un año.

Además, en agosto se han convertido 67.161 contratos temporales en fijos, un 49,2% más; y en septiembre, otros 80.540, lo que supuso un aumento del 37,5% respecto al mismo periodo de año anterior. En ambos meses se trata del mayor crecimiento de la serie histórica.

Tras dar estos datos, Valerio ha recordado que, tras esta primera fase de estos planes de choque, los inspectores y subinspectores pasarán próximamente a la segunda fase en la que visitarán a las empresas que no han regularizado la situación de sus trabajadores. Y en enero se hará balance de todas estas actuaciones.

Valerio, que ha dado este miércoles en el Senado un repaso a todas las líneas de actuación de su Departamento, ha precisado que estos dos planes de choque son el eje del Plan Director de la Inspección por el Trabajo decente aprobado a finales de julio y “que se está mostrando muy eficaz y tremendamente ágil”, ha dicho la ministra.

En este Plan están previstas 55 medidas operativas para luchar, además de contra la parcialidad y la temporalidad abusivas, también para mejorar el control de las horas extraordinarias no pagadas. Según las cifras que maneja Trabajo, el 55% de las horas extra que realizan más de 825.000 trabajadores cada año, no se pagan por parte del empresario.

En ese sentido, Valerio ha anunciado que el Gobierno está estudiando en la mesa del diálogo social para la mejora de la calidad del empleo, el establecimiento de “un registro horario y el reconocimiento expreso a la distribución regular o previsible de su jornada de trabajo”. En la actualidad ya existe una proposición de ley del PSOE en esta misma línea, que está actualmente en periodo ampliado de enmiendas desde hace meses.

11/10/2018|