La OCDE sigue notando signos de ralentización de la actividad económica en la mayor parte de sus países miembros

Los indicadores compuestos avanzados que señalan por anticipado inflexiones en el ciclo económico cayeron en enero de forma significativa en ambos países: 19 centésimas para Alemania y 9 para Italia, de forma que quedaron respectivamente en 99,38 puntos y 99,18 puntos, por debajo del nivel 100 que marca la media de largo plazo, señala la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un comunicado hecho hoy público.

Francia, en cambio, se desmarca y muestra que su ritmo de crecimiento se está estabilizando: bajó tres centésimas a 99,08 puntos. En una situación similar aparece España, cuyo indicador en enero se mantuvo estable en 99,39 puntos, después de haber estado disminuyendo durante más de un año. Las señales de ralentización se continúan repitiendo en otros de los grandes países de la organización como Estados Unidos (su indicador cayó 23 centésimas a 99,05 puntos), Canadá (-15 centésimas a 98,85 puntos), Reino Unido (-17 centésimas a 98,41 puntos).

En Japón, que había estado al margen de esa corriente general, la OCDE también anticipa ahora una ralentización, como reflejo de la caída prevista de las ventas, del mercado bursátil y de las horas trabajadas en el sector manufacturero. Fuera del conocido como el "Club de los países desarrollados", entre los grandes emergentes China dio muestras de estabilización de su crecimiento, con una muy ligera caída de su indicador (-3 centésimas a 98,31 puntos).

La OCDE hizo notar que se confirman los signos de una inflexión positiva en el crecimiento de Brasil, cuyo indicador subió 27 centésimas hasta 102,58 puntos. Ningún otro país para los que existen estas estadísticas tuvo una cifra tan elevada.

14/03/2019|