El coste por hora trabajada sube un 2,4%

El coste por hora trabajada se mantuvo estancado en el primer trimestre del año respecto al mismo periodo del año anterior. Esto ocurrió como consecuencia del mayor número de horas trabajadas debido a que la Semana Santa tuvo lugar este año en el segundo trimestre, mientras que en 2018 fue en el primero, según los datos provisionales del Índice de Coste Laboral Armonizado (ICLA) publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Pero precisamente por este motivo, se debe corregir este dato de los efectos estacionales y de calendario y, una vez depuradas estas cifras, el coste por hora trabajada volvió a experimentar una importante subida de nueve décimas en el primer trimestre del año, hasta sumar un avance del 2,4%. Con este repunte, se encadenan más de dos años (nueve trimestres) de tasas positivas en la serie corregida.

Dentro del coste laboral total, se incluye el coste salarial, que repuntó un 2,2% interanual en la serie corregida, mientras que los otros costes subieron un 2,9%. Por su parte, el coste laboral, excluyendo pagos extraordinarios y atrasos, registró un crecimiento del 2,5% interanual en el primer trimestre de 2019. En la serie sin corregir, el coste salarial bajó un 0,3% en relación al primer trimestre de 2018, en tanto que los otros costes avanzaron un 1%. El coste laboral, excluyendo pagos extraordinarios y atrasos, creció un 0,3% interanual en el primer trimestre de este año.

En tasa trimestral (primer trimestre de 2019 sobre cuarto trimestre de 2018), el coste laboral por hora trabajada aumentó un 0,8% en la serie corregida de efectos estacionales y de calendario, ampliando en cinco décimas el avance trimestral del período octubre-diciembre de 2018. Este resultado fue consecuencia de un incremento trimestral del coste salarial del 0,7%, inferior al que experimentaron los otros costes, que aumentaron un 1,2% entre enero y marzo en la serie corregida.

Sin tener en cuenta el ajuste estacional y de calendario, el coste laboral se desplomó un 11,1% entre enero y marzo de este año por el mayor peso de los pagas extraordinarias y atrasos en el cuarto trimestre de 2018 respecto al primer trimestre de este año. Este descenso trimestral se debe a la caída en un 13,7% del coste salarial, frente a un retroceso de los otros costes del 2,7%. El coste laboral, excluyendo pagos extraordinarios y atrasos, disminuyó un 5,6% en relación al cuarto trimestre de 2018.

14/06/2019|