El Parlamento británico rechaza el adelanto electoral tras el veto al Brexit duro

Los planes de Boris Johnson de forzar la posibilidad de un Brexit duro y de convocar elecciones si el Parlamento retoma el control del proceso de ruptura se han topado con un muro parlamentario, algo que agradecen los mercados de valores y muy especialmente la libra. La divisa sube más de un 1,4% frente al dólar hasta 1,22 dólares por libra después de que la Cámara de los Comunes haya aprobado el veto a una salida sin acuerdo.

La ley, propuesta por la oposición y un grupo de conservadores críticos con su propio Ejecutivo, ha sido apoyada en una primera votación por 29 votos de diferencia, mientras que en la votación definitiva ha obtenido una mayoría de 28 votos a favor. Ahora la tramitación de la ley pasará a la Cámara de los Lores por el procedimiento de urgencia, por lo que se espera que esté lista antes del 9 de septiembre, víspera del cierre de Westminster decretado por Johnson hasta el 14 de octubre, precisamente para torpedear la estrategia que los diputados finalmente han llevado adelante.

Tras la aprobación de esta ley, que ha dado un nuevo golpe al premier británico, este ha intentado lograr el apoyo del Parlamento para convocar elecciones anticipadas el 15 de octubre, fijadas en principio para 2022, y con solo dos semanas de margen de la fecha de salida. Sin embargo, sus esfuerzos han sido en vano. Para citar a las urnas, Johnson necesitaba el respaldo de dos tercios de la Cámara (434 de los 650 asientos), pero en una votación en la que han predominado las abstenciones -los laboristas habían instado a sus diputados a actuar así-, la propuesta solo ha obtenido 259 votos a favor (frente a 56 en contra). Y es que, como subrayó el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, no habrá una vuelta a las urnas hasta que no haya finalizado la tramitación de la ley.

"Retomaremos las elecciones cuando la propuesta del retraso sea ya una ley", ha subrayado el líder laborista Jeremy Corbyn. La oposición teme que los planes de Johnson, que forzó el cierre del Parlamento durante una semana para limitar el margen de maniobra de los diputados, pasen por no aplicar la legislación que prevenga el Brexit duro.

Además, hoy el Gobierno Reino Unido ha dispuesto una partida extra de 2.213 millones de euros en su presupuesto para afrontar un posible Brexit sin acuerdo el próximo 31 de octubre, anunció este miércoles el ministro británico, Sajid Javid. Javid expuso en la Cámara de los Comunes la llamada "Revisión del gasto", donde detalla las prioridades presupuestarias del Ejecutivo conservador para el ejercicio 2020-21, que incluyen un aumento de la inversión en servicios públicos como salud y educación para "dejar atrás la austeridad". En una agitada intervención, el ministro, que accedió al cargo el pasado julio, fue amonestado varias veces por el presidente de los Comunes, John Bercow, por desviarse de su tema económico y hacer comentarios políticos sobre el Brexit.

El bloqueo de las iniciativas de Johnson se fraguó ayer, con la rebelión de la Cámara de los Comunes para tomar el control de la agenda parlamentaria y comenzar a tramitar la ley que bloquee la posibilidad de salir de la Unión Europea (UE) sin haber firmado antes un acuerdo con Bruselas.

Johnson perdió su primera votación parlamentaria por una diferencia de 27 votos, de entre los cuales 21 corresponden a diputados conservadores que se alinearon con la oposición, a pesar de que habían sido amenazados con la expulsión del grupo parlamentario. El Parlamento debe acelerar los procedimientos para dejar lista la legislación cuanto antes, dado que Johnson ha ordenado clausurar el palacio de Westminster a mediados de la próxima semana y no reanudar las sesiones hasta el 14 de octubre.

Tres días después de esa fecha, el primer ministro confía en asistir a una cumbre de líderes comunitarios en la que querría cerrar un nuevo acuerdo de salida de la UE, con mayores concesiones de las que logró su antecesora en el cargo, la también conservadora Theresa May, a pesar de que no se han producido avances en las negociaciones con Europa.

Johnson insiste en que ese es su objetivo principal, pero recalca que está dispuesto a romper los lazos con el bloque comunitario en la fecha prevista, el 31 de octubre, en cualquier caso, aunque no haya llegado a un acuerdo para entonces. Su dura postura con respecto al Brexit llevó a un diputado tory, Phillip Lee, a pasarse al Partido Liberal Demócrata a mitad del debate de hoy para expresar su desacuerdo con el primer ministro.

11/09/2019|