El nuevo convenio fiscal con EE UU incentiva la repatriación de dividendos

El convenio fiscal sellado entre España y EE UU en 1990 para evitar la doble imposición tributaria y prevenir la evasión fiscal acaba de ser sustituido por uno nuevo, pactado en 2013 pero que no entró en vigor hasta este miércoles tras pasar seis años bloqueado en el Senado estadounidense. El nuevo marco abarata algunas cargas fiscales incentivando, por ejemplo, la repatriación de dividendos.

Hasta ahora, la retención fijada en el país de origen de los dividendos llegaba al 15%. Desde este miércoles, sin embargo, esta imposición desaparece cuando el beneficiario es un fondo de pensiones o una sociedad que ha controlado el 80% de los derechos de voto de la firma que reparte sus ganancias, lo que exime de retención a los grupos que cobran dividendos de sus filiales, por ejemplo.

A partir de ahí, la imposición se rebaja al 5% del importe bruto de los dividendos en los casos en que la sociedad que los cobra controle al menos el 10% del accionariado del emisor, la mitad del tipo que se fijaba antes para quien poseía al menos un 25% de la compañía. Para el resto de casos se mantiene un cargo del 15%.

“La principal novedad del nuevo protocolo”, explica Álvaro de la Cueva en el blog fiscal del bufete Garrigues, es esa “introducción de exenciones para los pagos de dividendos” pero también sobre intereses y cánones a las inversiones directas. EE UU, ilustra, es el octavo principal inversor directo en España (984 millones de euros brutos en 2018) y el primero en inversión total (7.930 millones) si se analiza quién es el inversor último.

“Se espera que, con la entrada en vigor de los cambios introducidos al convenio, se incentive la inversión y los flujos comerciales entre ambos países, al haberse reducido e incluso en algunos casos, suprimido, la imposición en el país de origen de la renta”, explica Lara de la Rosa, asociada del área de fiscal en la firma de abogados internacional Bird & Bird.

Al incentivar la repatriación de dividendos de EE UU, la entrada en vigor del convenio podría acentuar el anticipo en el cobro de reparto de dividendos de filiales extranjeras que el REAF ya prevé que ocurra en la recta final del año por el temor de los empresarios a que un Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos salga adelante e impulse su plan de elevar el gravamen del ahorro y rebajar la exención total que rige hoy sobre este tipo de dividendos.

02/12/2019|