Las financieras piden a Economía un mayor control de las firmas de créditos ‘rápidos’

La Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef) ha solicitado al Ministerio de Economía y Empresas establecer un mayor control sobre las firmas que prestan pequeñas cuantías de dinero de forma exprés, con motivo de la regulación de los créditos 'revolving'.

La patronal de las financieras teme que la futura normativa "empuje" al consumidor hacia firmas no reguladas, con el consiguiente menoscabo para su protección, salvo que se cambie el redactado del borrador de la norma, y por eso ha reclamado al Tesoro que se exija la "reserva de actividad" a las compañías que ejercen la financiación de manera profesional.

En la práctica, se trataría de importar a España una regulación ya vigente en los grandes países europeos como Alemania, Francia, Portugal, Italia, Bélgica o Reino Unido. "España es la única excepción entre las grandes economías que no la tienen", explican fuentes de la patronal.

Esa regulación podría a las firmas de micropréstamos, que a menudo aplican TAEs superiores al 1.000%, bajo la vigilancia del Banco de España, ya que tendrían que solicitar su permiso para operar. Actualmente se rigen por la ley de Consumo y su supervisión descansa en las Comunidades Autónomas, algo que les obliga a cumplir con requisitos de transparencia, pero sin ser tan garantista como la protección regulada para clientes de entidades de crédito y financieras.

Se trata de una vieja demanda de las financieras aglutinadas en Asnef, que representa tanto a las filiales financieras de los bancos, como las de los grandes comercios de distribución como El Corte Inglés, Carrefour o DIA o de fabricantes de automóviles, así como a especialistas de crédito al consumo como Cetelem. La han vuelto a exigir ante la "limitación" que augura que traerá la normativa sobre el crédito 'revolving' para las entidades financieras, con el riesgo de abocar a los clientes a buscar a proveedores no regulados.

Como también han alertado los bancos a Economía, la preocupación la ha creado el Proyecto de Orden Ministerial sobre 'transparencia y protección del cliente de servicios bancarios' porque establecer que "el importe máximo anual de las cuotas a pagar por el endeudamiento total del cliente -hipotecas, préstamos para el coche, la tarjeta, etc.- tomará como referencia el (40%) de los ingresos netos anuales del cliente".

"Se va a restringir el crédito 'revolving' si sale la normativa tal y como está, y lo que va a hacer es empujar a quien quiera financiación a dirigirse a entidades que no están reguladas ni supervisadas" como las entidades financieras, insisten desde Asnef.

La patronal de los establecimientos financieros de crédito, al igual que los bancos consultados, comparten el fin buscado por el regulador de promover un crédito responsable y evitar el sobreendeudamiento de las familias.

Ambos han solicitado al Tesoro que permita a las entidades aplicar sus sistemas de control de riesgo sin fijar esas limitaciones como realizan con otros créditos, recordando que no se han fijado umbrales así ni siquiera en la reciente reforma hipotecaria.

En la industria advierten que los umbrales fijados pasarán factura no solo a la financiación, si no que pueden acabar perjudicando también las ventas de artículos que suelen adquirirse a plazos con financiación como son los electrodomésticos o la venta y reparación de vehículos.

05/12/2019|