El Gobierno pide al Congreso prorrogar 15 días el estado de alarma por la crisis del coronavirus

El Gobierno ampliará el estado de alarma 15 días por la crisis del coronavirus, lo que requiere de su aprobación en el Congreso de los Diputados. Este es el mensaje principal que Pedro Sánchez ha transmitido a los presidentes autonómicos este domingo, en la segunda reunión telemática que mantienen desde la entrada en vigor del estado de alarma. La excepcional medida en vigor fue aprobada en un Consejo de Ministros extraordinario el pasado 14 de marzo y está vigente desde el día siguiente.

Su duración finalizaría el 29 de marzo. De esta forma, el periodo de confinamiento de los 47,1 millones de españoles se extenderá como mínimo hasta después de Semana Santa. En el Gobierno llevaban días barajando alargar el estado de alarma, y la posibilidad de hacerlo al menos dos semanas, dado que menos tiempo implicaría que se levantaría justo antes de un periodo vacacional como Semana Santa.

La extensión del estado de alarma será hasta el 11 de abril. La Constitución establece en su artículo 116.2 que el estado de alarma será declarado por el Gobierno mediante decreto acordado en Consejo de Ministros “por un plazo máximo de 15 días, dando cuenta al Congreso de los Diputados, reunido inmediatamente al efecto y sin cuya autorización no podrá ser prorrogado dicho plazo”. “El decreto determinará el ámbito territorial a que se extienden los efectos de la declaración”, añade la Ley Fundamental. El líder del PP, Pablo Casado, ya garantizó al Gobierno su apoyo a una posible prórroga del estado de alarma.

El próximo miércoles está convocado un pleno del Congreso en el que se aprobaría la ampliación del estado de alarma, aunque Sánchez no ha especificado el día. El Consejo de Ministros del martes solicitará su extensión. “Espero contar con los apoyos del conjunto de fuerzas políticas, apelo a su responsabilidad”, ha afirmado Sánchez ante la situación “de emergencia nacional” provocada por el coronavirus en una comparecencia en La Moncloa tras la reunión con los presidentes autonómicos. “Mi función es coordinar las administraciones públicas, no suplantarlas, evitando cualquier pérdida de tiempo”, ha observado Sánchez, que ha pedido “no malgastar" el tiempo "en matices”, esto es, en las diferencias entre los responsables de distintas instituciones.

España suma ya más de 29.900 contagios y 1.813 fallecidos. En las últimas 24 horas han muerto más de 400 personas por la Covid-19. Los líderes territoriales han coincidido en sus intervenciones en solicitar más material sanitario. Varios se han mostrado partidarios de restringir más la movilidad, como Quim Torra (Cataluña), Juan Manuel Moreno (Andalucía), Javier Lambán (Aragón), Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León) y Ximo Puig (Comunidad Valenciana).

En su intervención al final de la reunión, de más de cuatro horas, Sánchez ha elogiado la actitud de la ciudadanía con las medidas de confinamiento y ha destacado la importancia de “mantener el pulso de la actividad económica básica”. De ahí la importancia de “calibrar” de manera correcta los sectores que se pueden restringir, ha apuntado el presidente, según han señalado a EL PAÍS fuentes presentes. Sánchez también considera prioritaria la dotación de camas de UCI a las autonomías más golpeadas por la crisis. “Van a venir jornadas muy duras. Estamos todos en el mismo equipo”, ha concluido.

Entre las nuevas medidas que aplicará el Gobierno anunciadas por el presidente tras la reunión está que las comunidades dispondrán de las residencias privadas de mayores y por lo tanto de sus instalaciones, medios materiales y humanos. Las Fuerzas Armadas ampliarán sus labores con el traslado de los enfermos que lo requieran por vía terrestre o aérea; garantizarán infraestructuras críticas y también el transporte de personal entre la Península y los archipiélagos. Y se facilitarán los recursos a los Ayuntamientos para el reparto de comida y otros productos de primera necesidad, como los farmacéuticos, para que las personas mayores no tengan que salir de casa. También se aplicará una restricción temporal de todos aquellos viajes “no imprescindibles que se realicen desde otros países”. Esta medida no se aplicará a residentes en la UE o personal diplomático.

Al contrario que en la videoconferencia del pasado domingo, en la que el president de la Generalitat acusó al Ejecutivo de Sánchez de “confiscar” competencias de Cataluña, en esta ocasión el gobernante catalán ha cambiado el tono, según han transmitido varios líderes territoriales a este diario. Torra ha asegurado en una comparecencia posterior que el tono de la reunión ha sido constructivo y que no ha habido reproches: “No es momento, tenemos que ir todos juntos, por eso insisto en que es vital el confinamiento total” salvo de la población dedicada a servicios esenciales.

No obstante, ha pedido criterios transparentes y equitativos en el reparto del material sanitario que todas las comunidades aguardan y ha afirmado que el Gobierno “no ha resuelto” ninguna de las peticiones que el Govern realizó durante la semana, informa Blanca Cía. Torra ha felicitado en la reunión a todos los presidentes y a todos los equipos de emergencia por su trabajo, y ha expresado su apoyo a las medidas aplicadas por el Gobierno, aunque también ha planteado un paquete de medidas económicas y fiscales para que los sectores que todavía están activos puedan parar: “Todos los que no trabajen en los sectores esenciales tienen que quedarse en casa y eso solo se puede conseguir si se les da tranquilidad económica y laboral”. Ha puesto como ejemplo, algunas medidas ya adoptadas por otros países europeos, como compensaciones para las reducciones de jornada o un salario del 70% con un tope de 2.700 euros.

El president fue el único líder territorial que el domingo pasado no firmó un comunicado conjunto en el que se acordó “reforzar la acción conjunta de todas las Administraciones” y mantener “una comunicación fluida y eficaz” durante la emergencia sanitaria. El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha expresado su “disposición y colaboración” con el Gobierno y considera urgente reforzar “el control estricto” del confinamiento. La semana pasada, el presidente del País Vasco mostró someramente su malestar con la “invasión de competencias” durante el estado de alarma.

26/03/2020|