Los trabajadores y empresas afectados por ERTE en una semana superan los de los últimos seis años

Hasta hace una semana eran pocos los españoles que sabían lo que era un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Apenas los trabajadores de la industria del motor, que lleva décadas usando esta vía para ajustar sus plantillas a la producción conocían esta figura de la normativa laboral. Ahora, según una primera estimación hecha el viernes por el Centro Predicción Económica (Ceprede) de la Universidad Autónoma de Madrid para la patronal Cepyme, entre dos millones y 2,5 millones de trabajadores podrían verse afectados por un ERTE en los dos tres próximos meses.

Y, dado que parte de los salarios de estos trabajadores mientras dura el ajuste los abona el Estado a través de la prestación por desempleo, la cifra de los dos millones de afectados es compatible con el presupuesto que tiene el Ejecutivo para las medidas laborales que supera los 5.000 millones de euros, incluyendo ayudas a asalariados y autónomos.

Numerosas grandes compañías han anunciado ERTE inmediatos o si se prolonga el periodo de confinamiento. Es el caso de Inditex (25.000 trabajadores si sigue el Estado de Alarma partir del 15 de abril); Zena Alsea (VIPS, Starbucks o Domino’s Pizza), 22.000 trabajadores; Seat, 14.812; Burguer King, 14.000; o Iberia, 13.900 son solo algunos ejemplos.

De momento, hay un dato cierto: las empresas y trabajadores inmersos en un ERTE solicitado o ya concedido a lo largo de la pasada semana superaron a los registrados durante los pasados seis años sumados en su conjunto. Concretamente, desde que en 2014 se inició la recuperación del empleo tras la crisis de 2008, hasta diciembre de 2019, esto es en los últimos seis ejercicios juntos, hubo 27.171 empresas que aplicaron 36.141 ERTE en los que se vieron afectados 409.548 trabajadores. Estos datos incluyen suspensiones temporales de empleo y ajustes de reducciones temporales de jornada.

Pues bien, aunque todavía no hay datos oficiales ni coordinados de todas las comunidades, es evidente que los ERTE solicitados o ya autorizados en toda España durante la pasada semana superan las cifras acumuladas entre 2014 y 2019.

Solo en Cataluña, hasta ayer domingo se habían solicitado 25.160 ajustes temporales de empleo que afectaban a 247.690 trabajadores. En Valencia, habrían contabilizado casi 10.00 expedientes para 73.961 trabajadores. Y en Andalucía, habían recibido 20.000 inscripciones solicitando ERTE, cuya resolución aún afectaba a solo una pequeña parte, pero de media implicaba a 7,4 trabajadores, con lo que extrapolando esta cantidad podría suponer cera de 150.000 trabajadores afectados. En Madrid, hasta el jueves pasado se habían presentado 13.390 ERTE. Aunque la región no facilitó el número de trabajadores afectados, todo apunta a que será incluso superior a las cifras de Cataluña. Solo con estas comunidades ya se superarían en una semana las cifras acumuladas de los últimos seis años. Pero, además habría que sumar las del resto de España. Por ejemplo, el jueves el País Vasco había recibido 3.382 solicitudes para casi 30.000 trabajadores, mientras que, el viernes, en Galicia se habían multiplicado por siete en 48 horas hasta sumar 4.239 peticiones de ERTE.

Aún más llamativo es el dato de ERTE solo por fuerza mayor. Este tipo de ajustes, que son los que afectarán ahora mayoritariamente a los empleados y que tienen una tramitación más rápida (5 días) y no requieren de negociación entre trabajadores y empresa (aunque sí de autorización administrativa), se usaban de manera muy restringida, solo para catástrofes, como incendios o inundaciones. Así, en 2019 solo 139 empresas recurrieron a un ERTE por fuerza mayor, y afectaron a 1.203 trabajadores. Y en los últimos seis años, fueron poco más de 815 compañías las que recurrieron a este tipo de ajuste para algo menos de 6.500 empleados entre 2014 y 2019. Pero, además, los afectados ahora podrían superar incluso los de la anterior crisis, que sumaron 1,8 millones entre 2008 y 2013.

26/03/2020|