El sector turístico prevé pérdidas por más de 40 mil millones de euros por la crisis sanitaria

En el sector turístico español ya hay empresas, grandes y pequeñas, barajando la hipótesis de no ingresar nada en los próximos cinco meses. El impacto de la pandemia del coronavirus será dramático para esta industria, y terminará pasándole factura a la economía. Cierres hoteleros, despidos temporales, restricciones y cancelaciones en vuelos y trenes… por no hablar de todos los negocios de hostelería y ocio que han bajado la persiana hasta que se levante el estado de alarma. El parón de la actividad turística dejará un agujero de 40.000 millones de euros y pondrá en riesgo al menos 800.000 empleos, según estimaciones de Exceltur.

En términos de actividad económica perdida, con una estimación a partir de la Cuenta Satélite del Turismo del INE, la situación actual se traducirá en "una pérdida de 39.080 millones de euros", explica José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur. El parón provocará una caída de 800.000 empleos, como consecuencia de los ERTE y ERE que se irán anunciando. Pero la caída podría ser crítica si la emergencia sanitaria se extiende al verano. En temporada alta, las pérdidas superarían los 62.000 millones, y la destrucción de empleo será crítica.

El hundimiento de una industria clave para España, con un peso del 12% del PIB, podría poner en jaque a la economía. "No sé si el Gobierno está teniendo en cuenta que si cae el turismo en esta magnitud, caen bastantes puntos del PIB español", añade Zoreda, que insta al Ejecutivo a "poner todos los recursos financieros necesarios para evitar una fila de defunciones en empresas, y no olvidar a las grandes compañías, cuyo efecto arrastre es mayor".

El turismo no sólo estaba en primera línea de impacto por el virus, también será de los últimos en recuperarse, por su dependencia exclusiva de la confianza del consumidor. "En nuestro sector, todo lo que no se vendió ayer en asientos de avión, en camas de hotel, lo pierdes", apunta Zoreda, para quien, "aunque descubran una vacuna, entre que se levanta el confinamiento y se pierde el miedo… No parece sensato pensar que en tres meses alguien se vaya a mover".

Para los empresarios del sector, esta crisis no tiene parangón. "Nos hemos recuperado rápido en otras crisis, pero no eran del mismo tipo. Este es otro tipo de miedo, otro tipo de confianza, y va a tardar mucho en recuperarse". Y ni siquiera después de eso será tan fácil. "No puedes abrir hoteles, planificar vuelos a diferentes destinos de una semana para otra", añade. El propio consejero delegado de Marriott, la mayor cadena hotelera en número de habitaciones, dijo recientemente que no se habían enfrentado a una situación de tal calibre en los 92 años de vida del gigante. A diferencia de otras crisis, la pandemia hace inútil la diversificación de la industria en otros países. Las cadenas han tenido que cerrar sus hoteles en todas partes.

En el caso de España, Meliá, con 140 establecimientos en el país, y NH, con cerca de un centenar de hoteles, son las más afectadas. Descontando que la Semana Santa está ya perdida y anticipando la dificultad para recuperar la actividad en los primeros meses de verano, los grandes grupos temen un bajón relevante en 2020. En cuanto al sector de los pisos turísticos, suman unas pérdidas de 260 millones, según Fevitur. Las agencias de viajes también han sufrido un duro golpe. La patronal Ceav explica que, si no se toman medidas inmediatas, el 90% de los 63.000 trabajadores de este sector sufrirán ERTE o ERE.

La grandes aerolíneas han sufrido la caída libre de su actividad, lo que ha provocado una oleada de ERTE y ha puesto contra las cuerdas a muchas de estas compañías. Iberia ya presentó un ERTE que se extenderá tres meses y afectará a 13.900 empleados. Vueling también lo ha anunciado, y Globalia, para su aerolínea Air Europa y sus agencias Halcón y Ecuador.

27/03/2020|