¿Cuánto se ahorrará con la nueva rebaja de retenciones de IRPF?

La actualización en el sistema de retenciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas aprobada por el Consejo de Ministros el martes, con el fin de eximir del pago de impuestos a quienes perciben el nuevo salario mínimo interprofesional de 15.876 euros anuales, implica indirectamente un ahorro fiscal, al menos temporal, para los empleados que ganan más de 10.000 euros anuales por encima de dicho salario. De hecho, la revisión de las retenciones puede resultar en ahorros de hasta cien euros en ingresos anuales de 26.500 euros.

Esto se desprende de los cálculos internos realizados por la asociación de técnicos del Ministerio de Hacienda, Gestha, a los que ha tenido acceso EXPANSIÓN. Según estos cálculos, el ahorro fiscal derivado de la medida puede llegar a ser de alrededor de 327 euros al año, dependiendo del salario y la situación del contribuyente.

La medida aprobada por el Gobierno, que entró en vigor ayer tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), implica principalmente una reforma del reglamento del IRPF en lo que respecta a las retenciones e ingresos a cuenta, con el objetivo de evitar que quienes ganan rendimientos del trabajo iguales o inferiores al salario mínimo interprofesional estén sujetos a retenciones o ingresos a cuenta.

Para lograrlo, se establece que "no se aplicarán retenciones sobre los rendimientos del trabajo cuya cantidad (…) no supere el importe anual" de 15.876 euros para ciertos contribuyentes sin hijos. Esta cifra se va incrementando según diferentes perfiles, como el número de descendientes, el estado civil y los ingresos de la pareja. Por ejemplo, el límite llega a los 19.262 euros para contribuyentes con dos o más hijos, cuyo cónyuge no tiene ingresos superiores a 1.500 euros anuales. Esta medida beneficia a 5,2 millones de contribuyentes con un ahorro total de 1.385 millones de euros.

Además, el Gobierno tiene como objetivo modificar simultáneamente la reducción por rendimientos del trabajo para lograr una exención fiscal completa en el IRPF para los asalariados que ganan hasta 15.876 euros al año, reducir la carga para aquellos que ganan hasta 19.500 euros y suavizar las retenciones para ingresos de hasta 22.000 euros. Sin embargo, la aplicación de la reforma tiene impacto más allá de estos umbrales.

Por ejemplo, según los cálculos de José María Mollinedo, secretario general de Gestha, un contribuyente soltero sin hijos que gana 16.000 euros al año verá una reducción en su retención fiscal de 2024 de 315 euros, aportando solo 59 euros en total a lo largo del año. Este mismo contribuyente ahorraría alrededor de 153 euros si su salario rondara los 17.500 euros (con una retención de 792 euros) y 98 euros si ganara 18.000 euros al año (con una retención de 1.036 euros). A partir de ese punto, el efecto de la reducción es mínimo.

En el caso de un contribuyente que forma parte de un matrimonio sin hijos que presenta impuestos de manera individual, el ahorro respecto al ejercicio de 2023 puede llegar a casi 327 euros si su ingreso es de 21.000 euros al año, siendo este el mayor beneficio identificado por los técnicos de Hacienda.

Sin embargo, los números indican que el mayor ahorro en retenciones se produce a medida que aumenta el nivel de ingresos, especialmente para los matrimonios de dos asalariados con un hijo que presentan impuestos conjuntamente, llegando a mantener ahorros superiores a los 100 euros con ingresos de 26.500 euros.

A partir de este nivel salarial en adelante, las rentas más altas disfrutarán este año de reducciones marginales en las retenciones, de entre uno y cuatro euros al año, que se deben principalmente a la reducción de la base de retención debido al aumento de la cotización impuesta por el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) del 0,10% al 0,12%, cuyo efecto ya se ha consolidado en los salarios más bajos.

En cualquier caso, como señaló la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, esta no es una modificación legal que reducirá el impuesto de manera efectiva, sino una reforma del reglamento en cuanto a las retenciones, mientras que la modificación legal del IRPF se contemplará en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2024. Es decir, por el momento, los contribuyentes beneficiados por la reforma disfrutarán de un alivio en sus nóminas mensuales que deberá ir acompañado de una reforma del impuesto para no revertirse en la liquidación de impuestos del próximo año, lo cual desde Hacienda consideran seguro.

(Expansión, 09-02-2024)

13/02/2024|