El PP tumba la senda fiscal y Hacienda avisa que habrá Presupuestos

La amplia mayoría del Partido Popular en el Senado ha rechazado los objetivos de estabilidad presupuestaria propuestos por el Gobierno para el periodo 2024-2026, lo que significa que estos deberán ser sometidos nuevamente a la aprobación del Consejo de Ministros y pasar por otro proceso parlamentario.

La propuesta fiscal del Gobierno y su Plan de Reequilibrio para los años 2024-2026 han recibido 147 votos en contra, procedentes de PP, Vox y UPN, mientras que hubo 113 votos a favor y ninguna abstención. Ante este rechazo, el Gobierno ha afirmado que, a pesar de este "bloqueo por el bloqueo", los Presupuestos Generales del Estado seguirán adelante, aunque con un retraso de al menos un mes, posiblemente hasta abril en lugar del marzo inicialmente previsto.

El senador del Partido Popular y portavoz en el debate, Gerardo Camps, ha adelantado que votarán en contra de estos objetivos de estabilidad en defensa del interés general y del crecimiento económico del país, argumentando que los españoles no desean más aumentos de impuestos ni de deuda pública.

El Partido Popular ha condicionado su voto en el Senado a una serie de demandas, entre las que se incluyen la reducción de impuestos, la participación de las comunidades autónomas en los objetivos fiscales, el respeto a su autonomía fiscal y la creación de un fondo de políticas sociales para estas administraciones.

Por su parte, el Gobierno culpa al PP de que, debido a su rechazo, entren en vigor unos objetivos de déficit que serán "más perjudiciales" para comunidades autónomas y ayuntamientos, muchos de los cuales están gobernados por el Partido Popular.

Ante las acusaciones de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sobre el uso "partidista" del Senado por parte del PP, el senador popular ha defendido la legitimidad democrática de la mayoría del Partido Popular en la Cámara Alta y ha instado a aceptar el resultado del debate con buen grado, sin amenazas ni presiones.

Desde el PP, han criticado la debilidad del Gobierno y su dependencia de partidos como EH Bildu y el PDeCAT, liderado por Carles Puigdemont, al que acusan de dictar desde el extranjero las decisiones que afectan a España.

A pesar de lo decidido en el Senado, el PP ha afirmado que habrá Presupuestos Generales del Estado para el año 2024 "si el señor Puigdemont lo desea". En el ámbito económico, Camps ha señalado que muchos analistas y organismos no confían en las previsiones del Gobierno y estiman que España incumplirá las reglas fiscales europeas, lo que justifica su voto en contra de los objetivos de estabilidad propuestos.

(Cinco Días, 08-02-2024)

13/02/2024|