El teletrabajo se dispara un 20% en 2023

Los datos sobre teletrabajo en el último trimestre del año pasado sorprendieron al registrar un aumento del 19,4% en comparación con el mismo período del año anterior, superando por primera vez desde principios de 2021 la marca de los tres millones de personas empleadas en modalidad remota. Esto solo había ocurrido dos veces desde el inicio de la pandemia. Esta tendencia al alza se atribuye al aumento del modelo "híbrido", que combina el trabajo en la oficina con el trabajo a distancia, aunque también refleja una recuperación del teletrabajo que ocupa la mayoría de los días laborables.

Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), el 14,4% de los trabajadores españoles estaban teletrabajando al cierre del año pasado, la cifra más alta desde el primer trimestre de 2021. Aunque aún está por debajo del 19,1% alcanzado en junio de 2020 durante el pico de la pandemia, sigue siendo considerablemente superior al 8,3% registrado en 2019. Sin embargo, esto aún no coloca a España al nivel de las principales economías de la zona euro.

Aunque el Instituto Nacional de Estadística (INE) no publica datos trimestrales anteriores al segundo trimestre de 2020, la comparación con los años anteriores a la pandemia muestra un aumento histórico que se mantiene significativamente alto. Sin embargo, la naturaleza del teletrabajo ha cambiado en los últimos tres años.

En junio de 2020, el teletrabajo ocasional, que abarcaba menos de la mitad de los días laborables de la semana, representaba el 2,9% del total de empleados, con 539.000 trabajadores, mientras que el teletrabajo habitual alcanzaba el 16,2%, con 3,01 millones de personas. Al cierre de 2023, el primero registró una tasa del 7,1%, con un récord de 1,49 millones de ocupados, mientras que el segundo alcanzó el 7,3%, con 1,56 millones de teletrabajadores. Aunque esto es poco más de la mitad de lo alcanzado durante el punto álgido de la pandemia, sigue siendo la cifra más alta desde 2021.

Este cambio en la tasa de teletrabajo se debe en parte a la recuperación del empleo después de la pandemia. A pesar de que el mercado laboral ha ganado 2,63 millones de ocupados desde marzo de 2020, los puestos de trabajo en remoto han disminuido en 494.500. Esto se debe a la recuperación en sectores que requieren presencialidad, así como a la vuelta a la oficina de aquellos que pueden realizar su trabajo de forma remota.

Además, la regulación del teletrabajo aprobada a finales de 2020 en España ha aumentado las exigencias y los costos para las empresas que implementan esta modalidad, lo que ha llevado a una disminución en el número de personas que trabajan la mayoría de sus días desde casa, pero un aumento en aquellos que lo hacen de manera más flexible.

En resumen, el teletrabajo ha experimentado un cambio significativo en España, con una mayor adopción entre los trabajadores asalariados y un aumento en el modelo híbrido. Esta tendencia sugiere un cambio duradero en el mercado laboral español.

(El Economista, 12-02-2024)

13/02/2024|