Fedea propone que el salario de un trabajo sea compatible con toda la pensión

La Fundación de Economía Aplicada (Fedea) ha propuesto hoy la creación de un nuevo tipo de contrato destinado a mantener activos a los trabajadores después de alcanzar la edad de jubilación, permitiendo la compatibilidad entre la pensión y un salario de jornada completa.

En el informe presentado por Fedea sobre Envejecimiento y jubilación, elaborado por los profesores Ignacio Conde-Ruiz y Sergi Jiménez-Martín, se plantea la idea de un contrato que posibilite que el jubilado continúe trabajando, ya sea a tiempo completo o parcial, en la misma empresa u otra distinta, ya sea por cuenta ajena o propia, sin límites máximos de retribución. La pensión sería completamente compatible con cualquier salario o renta.

Según el documento presentado por Fedea en colaboración con la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), este nuevo contrato permitiría al jubilado realizar cualquier trabajo remunerado por cuenta propia o estar inscrito en el régimen especial de autónomos sin topes salariales. La propuesta contempla que este tipo de contrato pueda ser ofrecido por la empresa a partir de la edad de jubilación anticipada, que actualmente se encuentra en una franja entre los 63 y los 67 años.

Sin embargo, Fedea sugiere que la empresa no esté obligada a pagar una indemnización por despido a estos trabajadores, o que en caso de hacerlo, la compensación sea mínima, con el fin de no desincentivar a la empresa a mantener al empleado. Los expertos argumentan que el trabajador siempre tendría la seguridad de contar con la pensión pública en caso de que finalice su relación laboral.

Los trabajadores que opten por esta alternativa continuarían cotizando a la Seguridad Social, y su pensión se recalcularía una vez finalizado el periodo de demora o compatibilidad entre la pensión y el salario. De esta manera, al tomar la decisión definitiva de jubilarse, el trabajador tendría un monto adicional que sumar a su pensión.

Según las estimaciones de los profesores Conde-Ruiz y Jiménez-Martín, con esta propuesta el número de trabajadores mayores de 55 años podría ascender a 1,6 millones hacia el año 2050, si se replican los comportamientos observados en otros países de la Unión Europea que han implementado incentivos para la jubilación demorada.

Actualmente, solo los autónomos con asalariados pueden combinar los ingresos de su negocio con toda la pensión después de alcanzar la edad de jubilación, con el objetivo de evitar que los trabajadores queden desempleados si el propietario de la empresa se jubila. Además, existe la opción de la jubilación a tiempo parcial, en la cual el trabajador puede combinar el salario de un empleo de este tipo con una pensión parcial, similar a trabajar por la mañana y recibir la pensión por la tarde.

(La Vanguardia, 13-02-2024)

13/02/2024|