Hacienda usará a los clientes para vigilar la facturación de empresas

El sistema de facturación en España experimenta una transformación significativa con la introducción del Reglamento Veri*factu, recientemente publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y meticulosamente examinado por especialistas en fiscalidad. El propósito de este real decreto es modernizar la infraestructura digital de las pymes, microempresas y autónomos, además de mejorar el cumplimiento tributario y combatir el fraude fiscal. El Gobierno argumenta que esta medida "contribuirá a evaluar las reformas implementadas en la lucha contra el fraude fiscal".

Una de las innovaciones más destacadas es la inclusión obligatoria de un código QR en las facturas, que convierte a cualquier receptor en un informante potencial para la Agencia Tributaria. A través de este código, tanto empresas como consumidores finales pueden enviar datos relevantes a la Agencia Tributaria para ayudar a detectar posibles fraudes. El objetivo es otorgar un papel más relevante a los consumidores finales o destinatarios de las facturas en este nuevo sistema. El preámbulo de la normativa señala que "para cada factura completa o simplificada que reciban, en formato electrónico o impreso, estos pueden, si así lo desean, remitirla a la Administración tributaria para garantizar el cumplimiento tributario de los obligados a emitirlas".

Específicamente, a través del código QR, el receptor de la factura tiene la opción de proporcionar cierta información de manera voluntaria a la Agencia Estatal de Administración Tributaria, utilizando un teléfono móvil u otro dispositivo compatible con la lectura y transmisión de datos del código. La Agencia Tributaria facilitará una ruta específica en su sede electrónica o mediante una aplicación designada para recibir esta información.

Aunque la norma aclara que "la remisión de información no constituirá una denuncia pública", la Agencia Tributaria podrá utilizar los datos proporcionados por el receptor de la factura para el ejercicio de sus competencias en la aplicación de los tributos.

El objetivo principal es fomentar que los consumidores finales soliciten los comprobantes de sus transacciones y, si así lo desean, envíen voluntariamente a la Administración tributaria la información básica de esas facturas para verificar su registro y la exactitud de los datos reflejados en ellas.

Además, el reglamento refuerza la obligación de emitir factura para todas las operaciones realizadas por empresarios y profesionales, y establece que estas operaciones deben registrarse de manera segura, accesible y con un formato estándar para facilitar su análisis y remisión simultánea a la Administración tributaria.

(Expansión, 07-02-2024)

13/02/2024|