La industria española avisa de una ralentización de su actividad en 2024

El sector industrial en España está experimentando una desaceleración en su actividad, según advierte el Consejo General de Economistas (CGE) en su último informe "Una perspectiva económica de la situación de la industria en España: actualización 2023", presentado recientemente en Madrid. Valentín Pich, presidente del CGE, destacó durante la presentación que la recuperación económica española está mostrando signos de debilidad, e incluso evidencia indicios de desaceleración. Los datos más recientes disponibles muestran que en 2022 aún no se había alcanzado el nivel pre-COVID, situando a España como el cuarto país con menor crecimiento desde 2015.

Pich señaló que, si bien el Valor Añadido Bruto (VAB) de la industria española aumentó un 14,49% en 2021 y el número de empresas del sector aumentó un 1,24%, ambos indicadores están por debajo de la media de la Unión Europea (UE). Según el análisis de los economistas, el empleo en la industria respecto al total nacional muestra una desaceleración preocupante durante el segundo trimestre de 2023, disminuyendo del 12,9% al 13,6% en comparación con los primeros tres meses del año.

El informe también revela que España ocupa posiciones destacadas en la UE en términos de número de empresas, volumen de cifra de negocios y valor añadido en la industria. Sin embargo, el CGE hizo pública una encuesta a 3.000 ingenieros que indica que el 74% del sector considera que el debilitamiento de la industria española se debe a cuestiones estructurales, mientras que un 26% lo atribuye a aspectos coyunturales.

El presidente del CGE enfatizó la necesidad urgente de poner en marcha la nueva Ley de Industria para reflejar la situación actual del sector en España, instando a que esta ley incluya programas específicos para abordar problemas significativos como la escasez de agua. Pich resaltó el preocupante comportamiento del subsector del suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación, que ha experimentado el menor crecimiento del sector y ha perdido peso dentro del tejido industrial español.

Los datos de empleo del INE reflejan el estancamiento del sector industrial. En el último trimestre previo a la pandemia, la industria empleaba a 2,52 millones de personas en España, representando el 12,7% de los ocupados. Sin embargo, tras un periodo de creación de empleo, la industria apenas ha sumado 60.000 empleados más, con una menor proporción sobre el total del empleo (12,2%).

(El Economista, 12-02-2024)

13/02/2024|