La UE aprueba una normativa para facilitar la inversión en fondos alternativos

La Unión Europea (UE) progresa en la creación de un mercado de capitales unificado. El Parlamento Europeo ha aprobado hoy una legislación que tiene como objetivo facilitar la inversión en fondos alternativos con el fin de impulsar este sector y ofrecer más posibilidades de inversión a los ahorradores. Además, busca diversificar las fuentes de financiamiento para las empresas, especialmente las pequeñas y medianas empresas (pymes), que suelen depender en gran medida del crédito bancario.

Específicamente, los eurodiputados han dado el visto bueno a la modificación de la directiva sobre gestores de fondos alternativos, que se aplica a los gestores de fondos de inversión libre, fondos de capital de inversión, fondos de inversión en créditos privados, fondos inmobiliarios y otros fondos de inversión alternativos.

"Nosotros deseamos inyectar los ahorros en la economía y ofrecer al inversor más opciones de rentabilidad, ya que tenemos un entramado empresarial que está muy ligado a la deuda. Abogamos por inyectar mayor liquidez y más alternativas de inversión en la economía europea, dando un papel más destacado al inversor minorista y creando un marco seguro pero atractivo", explica Isabel Benjumea (PP), eurodiputada que ha liderado como ponente en el Parlamento Europeo la elaboración de esta nueva normativa, en una entrevista con Cinco Días y El País.

El propósito de esta modificación es fomentar el crecimiento de la inversión alternativa en la UE. Tras el Brexit, que provocó la salida del Reino Unido como Estado Miembro, Europa perdió el centro financiero que representaba Londres. Por ello, se han buscado iniciativas que puedan acelerar la Unión de los Mercados de Capitales con el fin de que Europa recupere su participación en un sector donde Estados Unidos, Asia y el propio Reino Unido están mucho más avanzados. En este sentido, se busca ofrecer más alternativas de inversión a los ahorradores y más opciones de financiamiento a las pymes.

"Estos productos no se limitan a grandes macrofondos empresariales. En Europa, contamos con grandes sumas de dinero en depósitos bancarios en comparación con el resto del mundo. Hay ahorros estancados en cuentas bancarias, lo cual es legítimo, pero queremos que los ahorradores puedan considerar la posibilidad de convertirse en inversores", explica Benjumea.

Entre las modificaciones que incluye esta revisión de la directiva, se encuentra un aumento en la transparencia, de modo que los fondos deberán proporcionar más información a los inversores. También se refuerza el papel del supervisor para garantizar la seguridad del cliente y para investigar que los fondos no están aplicando costos indebidos.

"Nuestro objetivo ha sido abogar por la simplificación, la accesibilidad de la información y crear informes que proporcionen a las autoridades la información necesaria para ejercer su labor supervisora. Al mismo tiempo, queremos crear un entorno atractivo para que los fondos se desarrollen y se realicen las inversiones", señala Isabel Benjumea.

La nueva normativa también asegura que los gestores de fondos estén debidamente preparados para hacer frente a retiros significativos de depósitos en tiempos de turbulencias financieras. Esta medida tiene como objetivo evitar situaciones de falta de liquidez en el fondo en caso de que los inversores retiren masivamente su dinero.

(Cinco Días, 08-02-2024)

13/02/2024|