Las familias españolas necesitan siete años y medio de sueldo para comprar una vivienda

Las familias españolas necesitan un promedio de siete años y medio de sueldo bruto para comprar una vivienda, y en el primer año deben destinar más del 39% de sus ingresos brutos anuales disponibles, el mayor esfuerzo registrado desde finales de 2011, según los últimos datos del Banco de España, citados por Efe.

La tasa de esfuerzo de los hogares españoles ha ido en aumento debido al incremento de los tipos de interés y al encarecimiento de la financiación hipotecaria. Aunque la subida de los tipos ha desacelerado las compraventas y la concesión de hipotecas, los precios se han mantenido, aunque con subidas más moderadas. En algunos mercados, sin embargo, se han alcanzado récords o se están acercando a ellos.

A principios de año, los hogares debían destinar un 36% de su salario al pago de una hipoteca el primer año, pero este porcentaje ha aumentado hasta alcanzar el 39,2% en el tercer trimestre. Este incremento sitúa el esfuerzo de los hogares en su nivel más alto en doce años, desde que llegó al 39,7% en septiembre.

Para calcular el esfuerzo de los hogares, el Banco de España considera las cuotas a pagar en el primer año tras adquirir una vivienda estándar financiada con un préstamo que cubre el 80% del valor del inmueble. Según los datos históricos del banco, el mayor esfuerzo se registró en 1990 y 1991, cuando era necesario más del 72% de la renta anual disponible de un hogar medio.

En el tercer trimestre de 2008, durante la crisis económica derivada de la burbuja inmobiliaria, las familias necesitaron casi el 55% de su renta el primer año. A pesar de las recomendaciones de los expertos de que la renta destinada a la compra de una vivienda no supere el 30-35% de los ingresos, el esfuerzo actual está por encima de estos valores.

Actualmente, adquirir una vivienda de tamaño medio en España requiere 7,5 años de salario bruto, una cifra que ha ido reduciéndose desde septiembre de 2022. Esto contrasta con los 9,45 años necesarios a finales de 2007, durante el auge inmobiliario. Aunque ha habido disminuciones progresivas, el tiempo necesario para comprar una vivienda sigue siendo superior a los 7 años desde mediados de 2020.

(El Economista, 06-02-2024)

13/02/2024|