Las hipotecas caen por debajo del 4% por la guerra comercial y el euríbor

Las condiciones de las hipotecas han dejado atrás su tendencia alcista después de dos años de continuo encarecimiento. Durante el pasado mes de diciembre, las nuevas contrataciones se realizaron a una Tasa Anual Equivalente (TAE) media del 3,99%, alcanzando su nivel más bajo en seis meses. Este descenso coincide con el cambio de dirección del euríbor y, sobre todo, con la intensificación de la competencia entre las entidades financieras, una tendencia que, según fuentes del mercado, se ha agudizado al comienzo de 2024.

La política monetaria implementada por el Banco Central Europeo (BCE) para combatir la inflación marcó el final del período de bonanza en cuanto a los precios de los préstamos, ya que el euríbor comenzó a anticipar los movimientos al alza de los tipos de interés. En enero de 2022, la TAE media se situaba en un mínimo del 1,499%, pero con el posterior repunte del indicador, su incremento fue constante hasta alcanzar el 4,106% en septiembre pasado. Sin embargo, a partir de entonces, se inició un descenso que ha llevado a romper a la baja el umbral del 4%, según datos del Banco de España.

Este cambio de tendencia coincide con la inesperada disminución del euríbor, que pasó del 4,16% en octubre al 3,679% en diciembre, ante las expectativas de una próxima reversión de los tipos que el BCE intentó calmar posteriormente. Sin embargo, la reducción de la TAE no se explica únicamente por este factor. La banca ha reaccionado ofreciendo ofertas, incluso a precios muy inferiores al euríbor, en negociaciones directas con clientes o a través de intermediarios hipotecarios, buscando revitalizar la concesión de préstamos que había experimentado un notable descenso.

El encarecimiento del producto había provocado una reducción en la demanda y había causado descensos cercanos al 18% en la concesión de préstamos durante cinco meses de 2023, aunque el saldo anual refleja una caída del 13,77%, mitigada en gran medida por la reactivación en los últimos meses. A pesar de ello, durante todo el año se formalizaron operaciones por un total de 56.242 millones de euros, pero un 8,40% o 4.728 millones correspondieron a renegociaciones de préstamos para limitar el impacto de los tipos en las cuotas de amortización.

El auge de las refinanciaciones ha sido notable, representando hasta el 40% de las operaciones para algunas entidades, según Rafael Moral, analista del broker hipotecario Hipoo. Este incremento se ha visto impulsado por la reactivación de la demanda a partir del inicio de 2024, como resultado de la reducción en el coste del acceso a la financiación a finales de 2023.

En cuanto a los tipos de interés, la plataforma iAhorro reporta que, a finales del año pasado, las hipotecas a tipo fijo tenían un promedio del 3,03% TIN, con descensos al 2,7-2,8% en los perfiles más solventes. Respecto a los préstamos a tipo variable, el precio medio era del 1,02%, mientras que para los préstamos mixtos con los primeros cinco años de tipo fijo, el porcentaje se situaba en el 2,04%. Estos últimos productos han ganado predominio en las formalizaciones, representando el 71% de las operaciones firmadas a través de este intermediario, en comparación con el 6% de los contratos a tipo variable y el 23% en préstamos fijos.

Estefanía González, experta en finanzas personales de Kelisto, señala que existe una demanda latente que está esperando condiciones más favorables para entrar en el mercado hipotecario, especialmente en el caso de hipotecas que cubren más del 80% del valor de la vivienda. Se espera que la implementación de los anunciados avales del ICO, que permitirán a los jóvenes acceder a hipotecas, genere un gran interés entre los usuarios y se traduzca en operaciones concretas.

(El Economista, 09-02-2024)

13/02/2024|