Las rentas por debajo de 35.200 euros se llevarán un susto en la próxima declaración de la Renta

Preocupación en el horizonte de la próxima declaración de la Renta para aquellos contribuyentes que perciben entre 22.000 euros y 35.200 euros al año debido a la reducción en las retenciones salariales aprobada por el Gobierno el año pasado. Los trabajadores con ingresos a partir de 22.000 euros se verán especialmente afectados por esta disminución en las retenciones del IRPF, es decir, la cantidad que la empresa retiene del salario del empleado. Según expertos en fiscalidad, estos contribuyentes deberán reintegrar a Hacienda entre 400 euros y 900 euros en la próxima campaña de la Renta que comienza el 3 de abril, dependiendo de su renta y las cargas familiares que tengan.

La razón es simple: cuanto menor sea la retención que aplique la empresa sobre el salario, mayor será el ajuste que el contribuyente deberá realizar en la declaración de la Renta para saldar lo no ingresado durante el ejercicio.

El Gobierno modificó el Reglamento del IRPF en diciembre de 2022, con efectos a partir de 2023, para establecer un límite máximo en la retención para salarios de hasta 35.200 euros. Esto se aplica a sueldos a partir de 22.000 euros (el umbral a partir del cual se debe presentar la declaración de la Renta) hasta 35.500 euros. Sin embargo, la reducción de la retención será mayor en estos sueldos, dependiendo de las circunstancias del contribuyente. Es decir, se aplicará una retención menor por cada hijo a cargo y también si el cónyuge no contribuye con rentas al hogar familiar.

Por lo tanto, a medida que el salario sea menor y las cargas del contribuyente sean mayores, la empresa retendrá menos por IRPF, lo que se traducirá en una devolución mayor a Hacienda en la declaración de la Renta. A medida que los salarios aumenten y se acerquen a los 35.200 euros, y cuanto menos cargas tenga la persona, la retención por IRPF será mayor y, por ende, la devolución a la Agencia Tributaria será menor o incluso nula.

El Boletín Oficial del Estado publicó el miércoles el aumento de la renta exenta de retención por IRPF para igualarla al Salario Mínimo Interprofesional (SMI). A partir de ahora, las personas que ganen 15.876 euros al año o menos no estarán sujetas a tributación por IRPF. Sin embargo, este mínimo exento de retención puede llegar hasta los 19.267 euros anuales si el contribuyente tiene dos o más hijos a cargo y su cónyuge gana menos de 1.500 euros al año.

Con este aumento del mínimo exento de retención para equipararlo al SMI, el Ministerio de Hacienda también reduce las retenciones para salarios de 22.000 euros o menos con el fin de evitar errores de ajuste. Según estimaciones del Gobierno, la rebaja de las retenciones del IRPF beneficiará a 5,2 millones de contribuyentes, especialmente asalariados y pensionistas, quienes ahorrarán un total de 1.385 millones de euros. Estos cambios aplicarán para 2024 y, por tanto, no afectarán a la campaña de la Renta de 2023, que comienza en abril.

(El Economista, 08-02-2024)

13/02/2024|