Los economistas instan a Hacienda a dar más margen de gasto a las CCAA para salvar su senda fiscal

El Gobierno tiene previsto hoy aprobar nuevamente la misma senda fiscal que fue rechazada por el PP en el Senado, a pesar del riesgo de veto. El Consejo de Economistas advierte que el déficit podría cerrar el año 2024 en el 3,4% debido a la caída de los ingresos, y sugiere que otorgar más margen de gasto a las regiones podría facilitar la aprobación del nuevo Presupuesto.

El rechazo mayoritario del PP en el Senado a la senda fiscal del Gobierno ha vuelto a iniciar el proceso de tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2024 desde cero. El Consejo de Ministros tiene la intención de aprobar nuevamente hoy los objetivos de déficit que respaldan sus cuentas para reiniciar el proceso parlamentario necesario. Aunque fuentes oficiales indican que el Ministerio de Hacienda planea impulsar las mismas cifras a pesar del riesgo de un segundo rechazo en el Senado, el Consejo General de Economistas insta al Gobierno a otorgar un mayor margen de gasto a las comunidades autónomas para lograr un acuerdo que permita salvar la senda fiscal y allanar el camino hacia la aprobación del Presupuesto.

"La falta de aprobación de las cuentas públicas genera desconfianza en el Gobierno español y en el país en general", constituye "un factor distorsionante" en términos de prima de riesgo y "puede reducir la confianza de España en las inversiones extranjeras", advirtió ayer Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas (CGE). En su opinión, mantener la prórroga de las cuentas públicas de 2023 "perjudica porque no ofrece la seguridad jurídica que proporciona un Presupuesto, el cual brinda seguridad tanto interna como externa", lo que afecta especialmente a las inversiones.

Para facilitar la aprobación del proyecto presupuestario, los economistas sugieren al Gobierno llegar a un acuerdo con las autonomías sobre su margen de déficit para 2024, lo que permitiría salvar la senda fiscal. "Sería beneficioso lograr un acuerdo en el que todas las comunidades autónomas se sientan cómodas con la distribución del margen de gasto", argumenta Salvador Marín, director del servicio de estudios del CGE.

Sin embargo, parece que Hacienda descarta esta opción, ya que no ha convocado una nueva reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, aunque se prepara para aprobar nuevamente hoy la senda fiscal del Presupuesto.

En diciembre, el Consejo de Ministros aprobó los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública para las Administraciones Públicas del periodo 2024 a 2026, la llamada senda fiscal que respalda el proyecto de cuentas públicas, comprometiéndose a reducir el déficit del 3,9% del PIB estimado para 2023 al límite comunitario del 3% del PIB este año, el 2,7% en 2025 y el 2,5% en 2026, con una caída de la deuda al 104%.

A partir de estos objetivos, Hacienda propuso distribuir el esfuerzo fiscal previsto para este año en 2,7 puntos de déficit para la Administración Central, 0,2 para la Seguridad Social, 0,1 para las comunidades autónomas y un equilibrio entre gastos e ingresos para los ayuntamientos.

El pasado miércoles, el PP utilizó su mayoría absoluta en el Senado para rechazar estos objetivos, aunque se mostró dispuesto a aceptarlos en una segunda votación si el Gobierno accede a reducir el IRPF, rebajar el IVA, eliminar el impuesto sobre la generación de energía eléctrica, crear un fondo de financiación extraordinaria de hasta 16.000 millones para las regiones y otorgarles un mayor margen de déficit. Este último punto es el que el Consejo de Economistas considera clave para alcanzar un acuerdo.

Sin embargo, Hacienda rechazó de plano la serie de peticiones del PP, argumentando que la reactivación de las normas fiscales europeas reduce el margen para nuevas concesiones, que las reducciones fiscales vinculadas a la inflación y la guerra en Ucrania están siendo retiradas, y que ni siquiera las regiones gobernadas por el PP están de acuerdo en la creación de un fondo para las infrafinanciadas. Además, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, advirtió que, lejos de obstaculizar el Presupuesto, desde el Senado hasta la senda activaría los objetivos de déficit enviados a Bruselas en la primavera, que son más restrictivos y exigen equilibrio presupuestario a las autonomías y un superávit del 0,2% a los municipios.

Aun así, cabe señalar que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ya advirtió de que incluso un equilibrio presupuestario de las regiones sería compatible con un aumento del gasto primario, neto de medidas de ingresos, del 9%, lo que supera los límites de la regla de gasto europea.

(Expansión, 13-02-2024)

13/02/2024|