Los expertos prevén que las bajadas de tipos del BCE acaben en el 2,5%

Todos los inversionistas tienen la mirada puesta en Fráncfort, a la espera de cuándo el Banco Central Europeo (BCE) comenzará a reducir las tasas de interés después de las recientes subidas récord. La mayoría coincide en prever que el costo del dinero no regresará a los niveles anteriores a la ola de inflación, con tasas en territorio negativo y grandes programas de compras. Sin embargo, la realidad podría ser más desafiante de lo esperado.

El panel de expertos monetarios al que el BCE consulta periódicamente para conocer la opinión del consenso sobre la dirección de sus políticas monetarias ha dado una sorpresa. En la última encuesta publicada por el banco central, estos analistas de las firmas más influyentes y con mayor conocimiento de la realidad monetaria de la región anticipan que el ciclo de reducción de los tipos de interés no superará el 2,5% (desde el 4,5% actual).

Su pronóstico se basa en la expectativa de una inflación estructural más fuerte de lo previsto y en los efectos que las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial, podrían tener en el potencial de crecimiento y la productividad de la zona euro. Su estimación del 2,5% está, de hecho, 25 puntos básicos por encima de lo que se consideraba hace poco el límite para entrar en una política monetaria restrictiva para la economía comunitaria.

Así, si se materializan sus previsiones, las reducciones de los tipos de interés se limitarían a 200 puntos básicos, en contraste con los 450 puntos básicos del ciclo de incrementos. Con las reducciones de los tipos de interés probablemente ocurriendo en incrementos de 25 puntos básicos, este cálculo implicaría ocho recortes de tipos. De estos, se esperan cuatro este año, tres en 2025 y uno en 2027.

En ese año, por lo tanto, los tipos alcanzarían su punto más bajo, pero seguirían siendo restrictivos. En cuanto a la tasa de depósito, el tipo de interés al que se remunera a la banca por el dinero que deposita en Fráncfort, los expertos prevén una disminución de 175 puntos básicos, con cuatro recortes este año y tres en 2025, hasta alcanzar el 2,25%. Esto estrecharía la brecha entre ambos tipos de interés, que ha existido desde la época de Mario Draghi al frente del BCE, a la banda normal de 25 puntos básicos.

Por ahora, el Consejo de Gobierno presidido por Christine Lagarde sigue enfocado en observar la evolución de la inflación, especialmente los salarios, para determinar si inicia el ciclo de reducción de los tipos en abril o en junio.

A pesar de la incertidumbre, fuentes cercanas al órgano de decisión del BCE señalan que sería imprudente anunciar de manera definitiva cuál será el tipo de interés neutral, ya que queda un largo camino por recorrer y hay mucha incertidumbre sobre cómo ha cambiado la economía debido a los últimos acontecimientos. "Conforme avancen las reducciones de los tipos, será más interesante determinar exactamente en qué punto se encuentra el tipo de interés neutral en este momento", indican estas mismas fuentes.

Aunque será un debate que se afrontará con calma, varios miembros del BCE afirman estar de acuerdo con las estimaciones del panel de expertos. Consideran coherente que los tipos se mantengan ligeramente más altos de lo previsto anteriormente, aunque el destino final dependerá del potencial de crecimiento de la economía y de los impactos de la inflación.

(Cinco Días, 13-02-2024)

13/02/2024|