Los fraudes por compras online podrán resolverse por vía extrajudicial

Los consumidores contarán con un método expedito para resolver disputas sin tener que recurrir a los tribunales con el fin de reclamar y obtener compensación por cualquier problema o fraude derivado de la adquisición de productos o servicios en línea.

De esta manera, los usuarios podrán presentar quejas de manera sencilla ante organismos de resolución alternativa contra las prácticas injustas de los vendedores por internet, incluso si están ubicados fuera de la Unión Europea (UE), como publicidad encubierta, reseñas falsas, precios engañosos o falta de información relevante antes de contratar el servicio.

La UE ha propuesto reformar la Directiva de 2013 sobre resolución alternativa de litigios en materia de consumo para actualizarla ante el crecimiento del comercio electrónico y abordar así la resolución de problemas que enfrentan los consumidores a través de este canal, donde están particularmente desprotegidos si los problemas o fraudes surgen de transacciones con comerciantes fuera de la UE. Esta propuesta está actualmente en consulta pública y todos los países y partes interesadas pueden realizar aportaciones al texto hasta el próximo 20 de febrero.

Además, la normativa amplía la resolución de conflictos extrajudiciales (reconociendo que el costo económico y temporal puede disuadir a los consumidores de actuar) a un problema muy común en la actualidad: las dificultades para cambiar de operador de telecomunicaciones (teléfono, internet, etc.). Por primera vez, Bruselas reconocerá en la nueva normativa el "derecho a cambiar de proveedor" de los ciudadanos, promoviendo así la resolución de cualquier problema relacionado por medios no judiciales.

Otro cambio relevante que traerá la nueva norma es que este impulso para resolver conflictos no se aplicará únicamente en casos donde el usuario haya firmado un contrato con cláusulas abusivas, sino que también se podrá reclamar al comerciante sin necesidad de contrato alguno. Es decir, simplemente por realizar una compra o adquirir un servicio en línea.

Actualmente, los comerciantes de la UE no están obligados a responder a las quejas o reclamaciones de los consumidores mediante la vía extrajudicial. Sin embargo, la nueva Directiva requerirá a los Estados miembros que legislen para que los comerciantes estén obligados a responder a los consumidores. No obstante, esta obligación no se podrá aplicar a los vendedores fuera de la UE, quienes tendrán la opción voluntaria de adherirse a sistemas de resolución alternativa de conflictos en lugar de los judiciales de la UE.

(El Economista, 07-02-2024)

13/02/2024|