Ajustar el IRPF a la inflación de los tres últimos años ahorraría 232 euros a un contribuyente medio

La falta de ajuste por inflación en la escala del impuesto sobre la renta está afectando a los contribuyentes. Según el Registro de Economistas Asesores Fiscales (Reaf), no haber actualizado la tarifa estatal del impuesto de acuerdo con la inflación acumulada en los años 2021, 2022 y 2023 (16,1%) significa que un contribuyente promedio tendrá que pagar 232,56 euros más en su declaración actual de la renta, considerando un ingreso laboral anual de aproximadamente 30.000 euros.

El sobrecoste por no ajustar el 16,1% de la inflación acumulada en estos tres años se estima en 403,98 euros para un contribuyente con ingresos laborales anuales de 45.000 euros; 611,74 euros para una renta de 70.000 euros; y 1.707,73 euros para aquellos con ingresos elevados de 350.000 euros. El Reaf, especializado en fiscalidad dentro del Consejo General de Economistas de España, ha calculado estos importes considerando la inflación anual y el aumento del salario medio en cada periodo.

Solo para la declaración de renta del año 2023, que se puede presentar hasta el 30 de junio, no ajustar la tarifa estatal del impuesto según la inflación del 3,2% de ese año (con un aumento del salario medio del 5,4%) significará un mayor pago de impuestos de 46,2 euros para un ingreso anual de 30.000 euros; 85,65 euros para 45.000 euros; y 162,45 euros para 70.000 euros. Para un salario anual de 350.000 euros, la falta de ajuste a la inflación de 2023 se traducirá en un aumento en la carga fiscal de 354,45 euros, según los cálculos del Reaf.

La ausencia de corrección por inflación en la escala del IRPF puede llevar a que un trabajador pague impuestos en un tramo superior sin haber ganado poder adquisitivo, simplemente porque su salario se actualizó con la inflación. Deflactar el IRPF significa ajustar cada uno de los seis tramos de la escala del impuesto según la inflación para evitar que ningún contribuyente cambie de tramo solo debido a la inflación.

Sin embargo, la escala del IRPF no se ha ajustado desde 2008, acumulando una inflación del 31% desde entonces. En años con inflaciones bajas o incluso negativas, el ajuste de la escala no era tan crucial. Pero en periodos como los últimos tres años, se ha experimentado una erosión significativa, especialmente en 2022, cuando la inflación media fue del 8,2%.

Según el Reaf, no solo es necesario corregir la inflación en la escala del impuesto, sino también actualizar las exenciones mínimas y las deducciones, como explicaron sus representantes en una conferencia de prensa para presentar la 35ª edición de su informe tradicional 'Declaración de Renta y Patrimonio' para el ejercicio 2023. Algunas comunidades autónomas, como Aragón, Canarias, Madrid, Navarra y País Vasco, sí han ajustado la inflación de cara a la declaración de la renta de 2023, pero no así el Estado. La deflactación de la escala del IRPF es una de las demandas que el Partido Popular, como principal partido de la oposición, ha venido haciendo al Ministerio de Hacienda en los últimos años.

(El Periódico, 17-04-2024)

23/04/2024|