‘Boom’ de pisos turísticos: un 25% más que en 2023

Desde el final de la pandemia y los consecuentes confinamientos, el sector turístico ha sido fundamental para la economía española, contribuyendo significativamente al crecimiento del PIB y siendo un motor importante de creación de empleo. Sin embargo, las nuevas tendencias turísticas y un aumento en la demanda de viajes con presupuestos más ajustados han impulsado la proliferación y consolidación de los pisos turísticos, alcanzando nuevos récords.

Al cierre del primer trimestre del año, las 25 principales ciudades españolas contaban con 286,858 plazas de pisos turísticos, un 25% más que en 2023 y, lo más llamativo, 30,000 plazas más que en el primer trimestre de 2020, justo antes de la pandemia, cuando se registró el récord histórico hasta entonces. Estos datos fueron dados a conocer ayer por la agrupación de empresas turísticas Exceltur, basándose en análisis realizados por AirDNA.

José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur, advirtió sobre las consecuencias derivadas del incremento exponencial de pisos turísticos en dos áreas clave: el turismo, por su importancia en la economía nacional, y la vivienda, dado que está contribuyendo a la escasez de oferta en el mercado tradicional de alquiler, lo que está elevando los precios. Zoreda criticó que este problema no se trata solo de competencia desleal, sino que también afecta la capacidad de habitabilidad de las viviendas.

Estas preocupaciones coinciden con la decisión del Gobierno de poner límites al aumento de los alquileres vacacionales. La semana pasada, la ministra de Vivienda y Agenda Urbana, Isabel Rodríguez, se comprometió a "limitar" este tipo de alquileres, aunque sin especificar cómo lo hará. Zoreda aplaudió esta iniciativa, señalando que finalmente el Gobierno está tomando medidas para abordar este problema.

Sin embargo, Exceltur también criticó al Ejecutivo. Óscar Perelli, director de Estudios de Exceltur, mencionó que "parte del crecimiento exagerado de los alquileres turísticos se debe a la ley de vivienda". La organización argumenta que al establecer límites a los precios del alquiler tradicional, esta normativa está fomentando la transición de muchas viviendas a alquileres turísticos, que no están sujetos a topes según la ley de vivienda.

La patronal sostiene que los visitantes que eligen alquileres turísticos son diferentes a los que se hospedan en hoteles. Además del gasto diario promedio, que es inferior para los turistas de pisos turísticos en comparación con los de hoteles, Exceltur considera que estos visitantes contribuyen al fenómeno de turismofobia al provocar el rechazo de residentes en áreas turísticas masificadas.

(Expansión, 17-04-2024)

23/04/2024|