El ahorro en el IRPF por los planes de pensiones cae a la mitad, con 976 euros de media

Las modificaciones en las aportaciones a los planes de pensiones realizadas durante la anterior etapa de José Luis Escrivá como ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones han reducido significativamente las deducciones fiscales que los ciudadanos pueden aplicar en el IRPF, disminuyendo así el ahorro impositivo del que podían beneficiarse. En el ejercicio fiscal de 2021, la reducción media que los contribuyentes obtuvieron por las aportaciones a planes de pensiones fue de 976 euros, lo que representa un 48% menos que los 1.894 euros de media por ciudadano obtenidos el año anterior. No obstante, se espera que el ahorro fiscal sea aún menor a partir de 2022.

El Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF) del Consejo General de Economistas (CGE) ha señalado que la Agencia Tributaria aún no ha publicado los datos del impacto en los planes de pensiones de los cambios realizados en 2022. Según los últimos datos disponibles, se anticipa una mayor reducción en las deducciones del IRPF por planes de pensiones.

Es importante recordar que hasta 2020, los contribuyentes podían aportar hasta 8.000 euros anuales a sus planes de pensiones. Sin embargo, la Administración redujo esta cantidad en 2021 a un máximo de 2.000 euros. Por ejemplo, un contribuyente con un salario de 30.000 euros al año podría deducirse estos 2.000 euros de su IRPF, tributando solo por 28.000 euros. No obstante, al año siguiente, en 2022, Escrivá volvió a reducir las aportaciones a 1.500 euros anuales. En este caso, el contribuyente tributaría por 28.500 euros, implicando un ahorro fiscal aún menor que en 2021, lo que significa que el beneficio se ha reducido a más de la mitad en solo dos años, de 2020 a 2022.

Según los datos de 2021 facilitados por la Agencia Tributaria, se observa una disminución de clientes en los planes de pensiones, reflejada en las declaraciones de la Renta. Se presentaron 2,56 millones de declaraciones que incluían deducciones por planes de pensiones, frente a 2,88 millones el año anterior. Asimismo, los límites a las aportaciones también se hicieron notar: las declaraciones de aportaciones en 2021 sumaron 2.500 millones de euros, mientras que un año antes habían alcanzado más del doble, 5.463 millones de euros.

En cuanto a los grupos de población, los ciudadanos con salarios entre 30.000 y 60.000 euros anuales son los que más utilizan este sistema de ahorro, representando el 36,6% del total de contribuyentes con planes de pensiones, con un ahorro fiscal medio de 1.025 euros en 2022. Les siguen aquellos con ingresos entre 60.000 y 50.000 euros, que constituyen el 20% de los contribuyentes con planes de pensiones, con una deducción media de 1.421 euros. Aunque la mayor deducción se logra entre aquellos con rentas anuales superiores a 600.000 euros, que aunque representan solo el 0,3% de los contribuyentes con planes de pensiones, obtienen una deducción media de 1.815 euros.

Por el contrario, las rentas más bajas, menores de 21.000 euros anuales, son las que tienen menores beneficios fiscales por los planes de pensiones, situándose entre 555 y 774 euros. Este grupo representa el 23% de los contribuyentes con planes de previsión social.

(El Economista, 22-04-2024)

23/04/2024|