El Banco de España estudia exigir un colchón extra de capital a la banca

El Banco de España está instando a las entidades financieras a fortalecer sus niveles de capital. El supervisor está preocupado por la creciente brecha en la solvencia de los bancos españoles en comparación con el resto de Europa, y además de solicitar esfuerzos en esta dirección, podría hacerlo obligatorio. El organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos está revisando su metodología para determinar si activa el colchón de capital anticíclico (CCA), una herramienta macroprudencial que permite a los bancos centrales nacionales exigir mayores reservas a los bancos del país.

Aunque el Banco de España nunca ha aplicado este colchón anticrisis, podría hacerlo como una de las últimas medidas durante el mandato de Hernández de Cos, que concluye este año. Ha estado allanando el camino al instar a las entidades a reforzar su capital, aprovechando el período positivo de crecimiento de márgenes y beneficios, con una morosidad contenida. "Estamos analizando varios indicadores como la brecha entre crédito y PIB, el output gap, los niveles de morosidad, la liquidez, entre otros, para tener una visión completa", indican desde el Banco de España.

Aunque algunos supervisores bancarios europeos han activado el colchón anticíclico en ocasiones anteriores, no ha sido el caso en España. El Banco de España está evaluando el coste-beneficio de esta medida, reconociendo que los colchones liberables son más efectivos que los no liberables. Los primeros pueden activarse y desactivarse sin perjudicar a la entidad en el mercado.

Desde el Banco de España se enfatiza repetidamente que los bancos deben aprovechar el actual período de expansión para fortalecer su posición de solvencia. Esto es importante debido a la posible reducción de márgenes por la disminución de los tipos de interés, que se espera que afecte más al crédito que a los depósitos, y por el probable aumento moderado de la morosidad en 2024.

Además, los bancos más capitalizados son más resilientes durante las crisis y no necesitan restringir tanto el crédito como los menos capitalizados. La imposición del colchón anticíclico es algo que se ha anticipado en el sector financiero desde hace meses.

De hecho, como se mencionó en una reunión con consejeros delegados de la Asociación Española de Banca hace unos meses, la subgobernadora Margarita Delgado ya adelantó esta medida. Se espera que sea una de las últimas acciones anunciadas por De Cos antes de dejar el cargo en junio.

Con esto, el supervisor lograría uno de sus principales objetivos: que la banca española fortalezca su solvencia y reduzca la brecha con otras entidades europeas. Esto se refleja en el último informe de estabilidad financiera del Banco de España, que muestra que la solvencia de los bancos españoles ha mejorado solo ligeramente en comparación con otros países europeos.

Las entidades bancarias españolas se quejan de que las cifras actuales no son comparables y que se necesitará esperar a la implementación efectiva de la normativa Basilea 4 para evaluar el verdadero nivel de capital de cada país y entidad, lo cual ocurrirá en 2025.

El Banco de España está presionando a los bancos españoles para que refuercen su solvencia y reduzcan la distancia con sus competidores europeos. Esta medida es vista como crucial para asegurar la estabilidad financiera y la capacidad de los bancos para enfrentar futuras dificultades económicas.

(El Confidencial, 17-04-2024)

23/04/2024|