El Gobierno lanza un fondo de 2.000 millones para atraer inversión extranjera

El Consejo de Ministros ha aprobado la regulación del nuevo Fondo de Coinversión, el cual tiene la capacidad de inyectar capital junto a inversores internacionales en empresas privadas españolas que estén llevando a cabo proyectos en sectores estratégicos.

En un contexto marcado por una cierta falta de inversión, derivada externamente de la incertidumbre causada por las crecientes tensiones geopolíticas y internamente por la inestabilidad política en España, el Consejo de Ministros dio luz verde ayer a la regulación y condiciones de funcionamiento del anunciado Fondo de Coinversión (Foco), con el objetivo de fomentar la llegada de inversión extranjera al sector empresarial privado español.

Inicialmente dotado con 2.000 millones de euros, este fondo es uno de los nuevos instrumentos financieros incluidos en la Adenda del Plan de Recuperación (financiado con los créditos europeos concedidos a España en la segunda fase de los Next Generation EU) y su propósito es involucrar a socios extranjeros en "la transformación del modelo productivo español atrayendo inversión extranjera hacia empresas españolas que realicen inversiones alineadas con el Plan de Recuperación", es decir, centradas en la transición energética, la transformación digital, la movilidad sostenible, la biotecnología o la agricultura sostenible, según informó el Ministerio de Economía en un comunicado.

Este nuevo vehículo público, gestionado por Cofides, entidad gestora de fondos estatales dependiente del Ministerio de Economía, entrará en el capital de empresas privadas que desarrollen proyectos de inversión en cualquiera de esas áreas prioritarias en todo el territorio nacional. No obstante, esta participación nunca será en solitario, sino "siempre de forma conjunta con un coinversor extranjero", aclaró el Ministerio. Además, la contribución del socio extranjero deberá ser "siempre igual o superior a la de Foco".

Los posibles socios extranjeros podrán ser públicos o privados, como fondos de pensiones o de inversión, instituciones multilaterales o incluso fondos soberanos, así como empresas extranjeras que establezcan sociedades en España para llevar a cabo inversiones. El nuevo Fondo de Coinversión también podrá colaborar con vehículos de inversión privados españoles, pero "siempre que movilicen recursos de inversores extranjeros".

Aunque Cofides será la gestora del fondo y un "panel de expertos independientes" evaluará las propuestas de inversión, será finalmente un comité interministerial técnico (es decir, el propio Gobierno) el que apruebe o vete esas inversiones.

Las empresas beneficiarias de estas posibles inversiones serán siempre privadas, "ya sean existentes o de nueva creación", con sede en la UE y con centro de trabajo en España, "independientemente de su tamaño y propiedad de capital", detalló el Ministerio de Economía.

(El País, 17-04-2024)

23/04/2024|