Entre 2019 y 2023, el gasto no financiero creció en todas las CCAA

En los últimos años, el gasto público en España ha experimentado un notable incremento debido a diversas crisis y shocks, como la pandemia de Covid-19, la guerra en Ucrania, la tormenta energética y la inflación. Aunque el enfoque ha estado principalmente en las cifras abultadas de la Administración Central, resultado de los escudos sociales implementados por el Gobierno para enfrentar estas adversidades, las Comunidades Autónomas (CCAA) también han visto aumentar significativamente sus niveles de gasto.

Un informe reciente de Fedea, publicado ayer, revela que, aunque el aumento ha sido generalizado, Cataluña y País Vasco fueron las dos autonomías con mayor gasto público no financiero por habitante en 2023, con incrementos del 12,8% y 11,4% respectivamente en comparación con 2019. Aunque Cataluña y País Vasco encabezaron la lista en términos absolutos, en términos porcentuales el mayor aumento correspondió a Canarias, donde el gasto se elevó casi un 18% entre 2019 y 2023 (aunque partiendo de niveles más bajos). Le siguieron Cataluña, con un 12,8%, y Andalucía, con un 12,5%.

En circunstancias normales, este incremento del gasto, que en promedio fue del 10,9% entre las CCAA, podría considerarse un indicador razonable del nivel de prestación de servicios por parte de las administraciones regionales. Sin embargo, durante los años de pandemia, estas cifras "serán menos representativas" debido a las "necesidades extraordinarias" que hubo que atender, según Fedea.

En conjunto, el déficit de las CCAA se situó en el 0,91% del PIB al cierre de 2023. Aunque esta cifra mejora ligeramente el 1,12% registrado en 2022, triplica el objetivo de referencia del 0,3% establecido por el Gobierno.

Fedea advierte que "las CCAA nuevamente incumplieron claramente el objetivo presupuestario", aunque señala que los datos están distorsionados por "factores atípicos" relacionados con la escalada inflacionaria debido a la guerra en Ucrania. Sin estos factores atípicos, estima que el déficit de las CCAA se habría situado en el 0,65%, aún más del doble de la referencia.

A pesar de que el Gobierno central absorbió la mayor parte del impacto, manteniendo las entregas a cuenta calculadas con previsiones anteriores a la crisis y proporcionando recursos adicionales a las autonomías mediante transferencias extraordinarias no reembolsables, parte de este aumento del gasto parece ser estructural. "Tan preocupante como la persistencia del déficit depurado es el comportamiento en los últimos años de los gastos e ingresos subyacentes, que no parecen regresar a sus niveles pre-pandémicos a pesar de la rápida recuperación del PIB en ese período", destaca el informe.

El futuro es incierto: "Aunque no se puede descartar una corrección gradual, los datos actuales indican un efecto escalonado sobre el gasto debido a factores no relacionados con la pandemia, que podría ser persistente, así como una tendencia continua al alza en la presión fiscal para aumentar los ingresos." Después de Cataluña y País Vasco, las regiones con mayor gasto per cápita en 2023 fueron Murcia (junto con Cataluña y la Comunidad Valenciana, las más endeudadas), Baleares, Aragón y Asturias.

La diferencia clave entre estas regiones radica en que, a pesar del elevado gasto, País Vasco cumplió con el objetivo de déficit, presentando un desfase del 0,08%, mientras que en Cataluña fue del 1,31%, más del cuádruple; en Valencia del 2,45%, ocho veces más, y en Murcia del 2,32%, también casi ocho veces superior. Madrid, donde el gasto per cápita creció un 10,2%, registró un déficit del 0,74%. Por otro lado, cinco CCAA cerraron 2023 con superávit, destacando Navarra, con un saldo positivo del 1,43%.

(Expansión, 23-04-2024)

23/04/2024|