Los sindicatos critican que el Gobierno sufre “parálisis reformista”

Los líderes sindicales perciben que esta legislatura avanza a un ritmo más lento en comparación con el frenesí legislativo anterior. Según Pepe Álvarez de UGT y Unai Sordo de CC.OO., en la presentación del 1 de Mayo, notan que todo parece estar en pausa, lo cual les preocupa. Aunque la celebración del 1 de Mayo será reivindicativa como siempre, con el lema "menos jornada, mejores salarios", también es una manera de advertir al Gobierno que no se quede dormido en los laureles, ya que observan una "parálisis reformista" y cierta autocomplacencia.

Unai Sordo expresó: "Es necesario atreverse a presentar normativas, proyectos o decretos que luego deban ser validados o rechazados, y que cada grupo político explique por qué vota como vota. Pero creemos que la dificultad para aprobar normativas no puede ser motivo para no presentarlas".

Ambos líderes sindicales entienden los equilibrios del Gobierno en el parlamento y los reveses que ha enfrentado. Sin embargo, instan al Ejecutivo a presentar sus proyectos de ley y a que cada grupo se posicione al respecto. Pepe Álvarez afirmó: "Es hora de que estas cuestiones se debatan en el parlamento, y que todos los partidos se posicionen, estén o no en el gobierno".

La preocupación principal de los sindicatos es que la agenda socioeconómica está estancada, especialmente después de la reforma laboral, la subida del salario mínimo y otras medidas implementadas en la legislatura anterior. Ven un Gobierno que presume del buen estado de la economía, pero les recuerdan que esto se debe a medidas anteriores y que detener la iniciativa legislativa tendrá repercusiones negativas a largo plazo. Además, señalan que es momento de legislar, aunque signifique asumir el riesgo de perder algunas votaciones.

En cuanto a la reducción de la jornada laboral, es una prioridad destacada para los sindicatos, quienes están en negociaciones tanto a nivel tripartito como bilateral con la patronal. Aunque reconocen que avanzar puede ser difícil debido a las próximas elecciones, esperan llegar a un acuerdo antes del verano, ya sea con la participación de la patronal o no. A pesar de las diferencias sectoriales, consideran que la CEOE no se opone frontalmente a la medida, aunque observan más resistencia en sectores como la agricultura.

(La Vanguardia, 22-04-2024)

23/04/2024|