Bruselas revela que España aún desperdicia el 20% de su fuerza laboral

A pesar de las mejoras registradas en los últimos años, el mercado laboral español sigue siendo considerado como el más ineficiente de la Unión Europea. Según los datos más recientes de Eurostat, aproximadamente el 20,1% de los posibles trabajadores en España se encuentran desaprovechados, lo que equivale a un total de 5,1 millones de personas atrapadas en el desempleo o en empleos precarios. Aunque este porcentaje representa el mínimo histórico, aún supera significativamente el promedio de los otros países de la UE, situado en el 12%.

De acuerdo con la Encuesta de Fuerza Laboral (LFS por sus siglas en inglés) de Eurostat para el año 2023, en España había 2,94 millones de desempleados, a los que se suman 1,04 millones de personas sin trabajo que no son consideradas desempleadas. Estas personas se dividen en dos categorías: aquellos que no buscan empleo por diversas razones, sumando alrededor de 780.000 personas, y aquellos que buscan trabajo pero no están disponibles, que alcanzan unas 257.000 personas. Además, se incluyen otros 1,1 millones de ocupados subempleados que trabajan a tiempo parcial y desearían trabajar más horas.

Estos cuatro grupos conforman lo que se conoce como 'holgura laboral', una medida que analiza el volumen real de la mano de obra disponible en un país, más allá de la población activa, que solo incluye a los ocupados (sin considerar sus condiciones laborales) y a los desempleados 'convencionales' (personas sin trabajo que lo buscan activamente y están disponibles).

La tasa de holgura del 20,1% se calcula sobre el total de la "fuerza laboral extendida", que incluye a los grupos antes mencionados, además de los trabajadores que desean trabajar más horas de las que actualmente trabajan. Es esencial destacar que el componente que más contribuye a esta tasa en España es el desempleo 'convencional', que aporta más de la mitad de la tasa de holgura.

Por otro lado, los desempleados que no entran en la categoría 'convencional' y los subempleados también contribuyen significativamente a esta tasa. Aunque estos porcentajes son menores que los del desempleo convencional, sitúan a España por encima de varios países de la UE en términos de holgura laboral. A pesar de que la situación ha mejorado desde los peores momentos de la crisis, el mercado laboral español aún enfrenta desafíos para aprovechar plenamente su potencial.

(El Economista, 30-04-2024)

30/04/2024|