Cataluña interviene por decreto el alquiler de temporada y de habitaciones en plena precampaña

La Generalitat de Cataluña ha anunciado medidas correctivas para abordar los problemas surgidos del fracaso del límite de alquiler. A menos de tres semanas de las elecciones autonómicas del 12 de mayo, el Gobierno autonómico ha aprobado intervenir de manera urgente no solo en el mercado de alquiler de viviendas, una medida que ya había colocado a la comunidad en una situación legal excepcional respecto al resto de España, sino también en los mercados de habitaciones y alquileres de temporada.

El Ejecutivo de Pere Aragonès ha reconocido nuevamente que el límite al alquiler ha causado un aumento de precios en otras modalidades, algo que los activistas pro-vivienda, a quienes intentan satisfacer estas normativas, negaban. El sector inmobiliario considera estas medidas contraproducentes y populistas. Ante este escenario, el Consell Executiu ha aprobado un nuevo decreto ley este miércoles para regular las deficiencias identificadas en la legislación previa, que sigue siendo efectiva.

Tras la reunión del Govern, la consellera Ester Capella ha afirmado que la norma busca controlar los puntos por los cuales las viviendas que deben ser de uso permanente están siendo desviadas. Según Capella, esta iniciativa se basa en datos del Incasòl y ha confirmado la existencia de una "proliferación de alquileres mal llamados temporales", como habían alertado las empresas del sector. También ha mencionado una proliferación de alquileres de habitaciones y ha advertido contra el alquiler de habitaciones por partes para eludir el control de precios. Capella no ha proporcionado detalles sobre si existen motivos económicos adicionales, más allá de la prisa preelectoral, que justifiquen la necesidad de regular rápidamente y con el Parlament disuelto.

El marco legal actual ya prohíbe que un apartamento se alquile como temporada (hasta 11 meses) cuando en realidad es una vivienda habitual. Lo que cambiará es que se establecerá la obligación de especificar la causa de esa temporalidad en todos los contratos, y se presumirá a favor del arrendamiento permanente si un contrato de media estancia no indica una causa específica.

En cuanto al alquiler por habitaciones, que actualmente se rige por el Código Civil del siglo XIX, también se impondrán restricciones, pero solo en Cataluña, lo que podría llevar a una fuga de la oferta hacia otros territorios. Capella ha indicado que en las zonas consideradas "mercado residencial tensionado" por el Govern, la suma de los alquileres de habitaciones en un mismo piso no podrá superar la renta máxima establecida para el apartamento en su totalidad.

(El Periódico, 25-04-2024)

30/04/2024|