Economía ultima una ‘macroley’ sobre la digitalización y modernización de la banca

El Ministerio de Economía y el Tesoro están finalizando una amplia normativa destinada a promover la digitalización y modernización del sector financiero, con un enfoque especial en asegurar la seguridad y protección del cliente. Este Anteproyecto de ley, que está en fase de consulta pública previa, abarca regulaciones sobre ciberseguridad y ciberresiliencia en el sector, así como aspectos relacionados con medios de pago y la revisión del sandbox, entre otras iniciativas.

Carla Díaz Álvarez de Toledo, directora general del Tesoro y Política Financiera, anunció esta iniciativa durante las jornadas Neobancos organizadas por elEconomista.es. Durante su intervención, instó al sector a participar en la consulta pública abierta hasta el 30 de abril.

Explicó que como reguladores, es crucial fomentar la innovación para mantener un sistema financiero competitivo, al mismo tiempo que se establecen las precauciones necesarias para un mejor funcionamiento del sector, garantizando la confianza y protección del cliente y previniendo riesgos para la estabilidad financiera. Destacó el crecimiento de la digitalización en el sector financiero y la importancia de proporcionar servicios más rápidos, eficaces y seguros, centrándose en la atención al cliente para preservar la confianza en el sector.

Díaz Álvarez de Toledo valoró la entrada de nuevos operadores que introducen competencia en la industria financiera, lo que mejora la calidad de los servicios financieros, los hace más amigables para el usuario, con procedimientos de seguridad más intuitivos y precios más bajos, satisfaciendo así mejor las necesidades del cliente actual, que es más sofisticado y experto en nuevas tecnologías.

Sin embargo, señaló que esto también presenta desafíos, como evitar la exclusión de grupos de usuarios menos familiarizados con las operaciones digitales, aumentar los riesgos cibernéticos y adaptar las medidas de protección. El Anteproyecto en consulta pública incluye la transposición de normativas europeas clave para la digitalización y modernización del sector financiero, como DORA (normativa de ciberresiliencia), el Reglamento de Transferencias Instantáneas, regulaciones para combatir el lavado de dinero y completar el Reglamento MICA sobre criptoactivos.

En cuanto al Reglamento MICA, que busca equilibrar la innovación con precauciones necesarias, España es uno de los países pioneros en su adopción y establece un plazo de seis meses para que todos los operadores en criptoactivos se registren ante la autoridad competente, ya sea la CNMV o el Banco de España. En el ámbito de los pagos, la normativa de Transferencias Instantáneas abrirá la competencia a las fintech y neobancos, lo que contribuirá a una mayor competencia entre estos y los bancos tradicionales.

Además, el Tesoro anunció que próximamente someterá a consulta la transposición de la directiva europea de crédito al consumo, que reforzará la protección del consumidor en este ámbito. Se destacó la importancia de evitar la exclusión financiera de los colectivos vulnerables, destacando las medidas adoptadas por la banca en este sentido. Aunque se reconoció que aún queda camino por recorrer, se valoró positivamente el impacto de estas medidas en la accesibilidad a los servicios financieros para estos segmentos de población.

(El Economista, 29-04-2024)

30/04/2024|