El Banco de España ‘culpa’ a los extranjeros no residentes del encarecimiento de la vivienda

El aumento progresivo de extranjeros no residentes que llegan a España para comprar propiedades es uno de los factores que está impulsando los precios en el país, tanto en el mercado de compra como en el de alquiler. Esto lo señala claramente el último informe anual del Banco de España, que indica que la participación de estos compradores en el total de operaciones anuales ha aumentado notablemente en los últimos años y que además están pagando precios más altos.

Los extranjeros, tanto residentes como no residentes, representaron el 19,3% de las compraventas en 2023, con un total de 125.000 transacciones. Aunque fue en 2022 cuando alcanzaron un máximo histórico, adquiriendo las llaves de 134.000 viviendas en España. Estas cifras contrastan con su presencia durante el auge inmobiliario, cuando apenas representaban un 7% de las transacciones.

Además de realizar un mayor número de compraventas, el informe del Banco de España, dirigido por Pablo Hernández de Cos, señala que estos compradores están cerrando operaciones a precios más altos. En concreto, un 62,5% por encima de lo que pagan de media los residentes.

El informe explica que mientras los extranjeros compraron viviendas a un precio medio de 2.600 euros por metro cuadrado durante el primer semestre de 2023, los residentes pagaron en promedio 1.600 euros por metro cuadrado. "Esta demanda se caracteriza por tener un alto poder adquisitivo en términos relativos", indica el Banco de España.

Esta advertencia del regulador financiero se hace evidente en mercados como el de Madrid. Por ejemplo, Andrea y Javier, una pareja de unos 40 años, llevan tres meses buscando una vivienda de más de medio millón de euros en el centro de Madrid. Aunque cuentan con la financiación necesaria, además de la escasa oferta, se enfrentan a la competencia principal de compradores extranjeros.

"La primera vivienda por la que hicimos una oferta terminó en manos de un inversor estadounidense", explican a este medio. "Los otros dos pisos que nos interesaban fueron comprados por un británico, que también quería invertir, y por un pianista de Nueva York. En ambos casos, hicieron ofertas más altas que las nuestras".

En el mercado residencial que oscila entre los 500.000 y 600.000 euros, "es necesario tomar decisiones con rapidez", asegura el agente inmobiliario que trabaja para la pareja. "Estas propiedades tienen una alta rotación, tanto que sus ventas han aumentado un 100% en los últimos meses", detalla.

Además, el Banco de España señala que los extranjeros no residentes desempeñan un papel relevante en el auge del alquiler turístico y temporal, "lo que está reduciendo el uso residencial de las viviendas en ciertas zonas y, por lo tanto, contribuyendo al aumento de los alquileres en áreas tensionadas".

Esta tendencia se ha intensificado en España con la entrada en vigor en mayo de 2023 de la ley de vivienda, aunque estos movimientos comenzaron antes debido a la incertidumbre jurídica generada en torno a esta normativa. Los propietarios han recurrido a esta forma de alquiler para evitar la regulación de precios o las prórrogas extraordinarias de contratos que contempla la ley.

(El Economista, 30-04-2024)

30/04/2024|