El relevo del Banco de España, pendiente de la decisión de Sánchez

La decisión que tome el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, respecto a su continuidad en su cargo puede tener consecuencias significativas en temas económicos importantes que requieren una pronta resolución. Esto incluye, por ejemplo, el nombramiento del próximo gobernador del Banco de España o la autorización para que STC, la operadora saudí, pueda adquirir el 10% de Telefónica.

Sánchez debe anunciar si decide permanecer como presidente del Gobierno (mediante una cuestión de confianza en el Congreso de los Diputados o simplemente reafirmando su continuación en el cargo), o si plantea la posibilidad de convocar nuevas elecciones legislativas disolviendo las Cortes a partir del 29 de mayo, o incluso si opta por dimitir, lo que llevaría al Gobierno a estar en funciones hasta que se inicie un nuevo proceso para la elección de un candidato con mayoría en el Congreso de los Diputados.

En caso de mantenerse en su cargo, la resolución de asuntos pendientes seguiría su curso normal. Por ejemplo, en cuanto a la sustitución del gobernador del Banco de España, aún habría varias semanas antes de que el presidente proponga un reemplazo al Rey, pero esto debería hacerse con suficiente antelación para permitir que el ministro de Economía comparezca ante la Comisión de Economía del Congreso para explicar el nombramiento.

Respecto a la autorización para que STC adquiera el 10% de Telefónica, esta decisión sería tomada por el Ejecutivo cuando lo considere oportuno, ya que no hay una fecha límite establecida. Por otro lado, el proceso de adquisición de acciones de Telefónica por parte de SEPI para alcanzar el 10% no debería detenerse en ningún caso, ya que es una decisión firme del Gobierno y puede llevarse a cabo en el momento adecuado.

Sin embargo, surgirían problemas si Sánchez opta por alguna de las otras dos salidas posibles. Anunciar la convocatoria de elecciones legislativas, aunque mantendría plena capacidad de actuación hasta ese momento, podría generar incertidumbre en algunas decisiones gubernamentales.

Si optara por dimitir, el Gobierno entraría en funciones y su capacidad de decisión sería limitada. En este caso, incluso podría haber dificultades para nombrar al nuevo gobernador del Banco de España, lo que podría llevar a un vacío institucional si no se resuelve antes de la fecha límite. La decisión de Sánchez sobre su continuidad en el cargo puede tener un impacto significativo en varios aspectos económicos y financieros importantes que requieren una rápida resolución.

(Expansión, 26-04-2024)

30/04/2024|