El tamaño de los activos y de la facturación de las pymes subirá un 25% por la inflación

El Ejecutivo ajustará la valoración de los activos y la facturación de las pymes según la evolución del IPC, lo que permitirá una presentación de cuentas más simple y abreviada, evitando que se vean afectadas por nuevas regulaciones al crecer. El Gobierno incrementará en un 25% la valoración de los balances y el volumen de negocios de las microempresas, pequeñas y medianas empresas, para adaptar estos límites a la inflación, siguiendo la tendencia de la zona euro en los últimos años.

Esto implica incorporar a la legislación española una directiva comunitaria del año 2023, que modifica una anterior del 2013 respecto al ajuste de los criterios de tamaño empresarial debido a la inflación. El proyecto de ley del Ministerio de Economía, al que EXPANSIÓN ha tenido acceso, mantiene el número de trabajadores que define a estas empresas: 50 para las medianas empresas, que tienen hasta 250 empleados.

El aumento de los umbrales de activos y facturación hará que más empresas puedan presentar cuentas de forma simplificada y abreviada, cumpliendo con las leyes de Auditoría de Cuentas y de Sociedad de Capitales, así como con el Plan General de Contabilidad para pymes y en aspectos de sostenibilidad y gestión eficiente de recursos naturales.

En el caso de las microempresas, para seguir el Plan General de Contabilidad para pymes, el Gobierno eleva el límite de activos de 4 a 5 millones de euros y de ingresos anuales de 8 a 10 millones. Sin embargo, para poder utilizar la presentación abreviada de cuentas, estas empresas deben cumplir ambos requisitos durante al menos dos años consecutivos.

El número medio de trabajadores no puede superar los cincuenta. Aunque una microempresa no tiene más de diez empleados, esta normativa mantiene el límite en cincuenta, que también es el umbral para la formación de un comité de empresa.

La obligación de formar un comité al alcanzar los cincuenta empleados es un gran obstáculo para el crecimiento de las pequeñas empresas, ya que implica la convocatoria de elecciones laborales y facilita la entrada de los sindicatos. Esto, junto con otros factores como impuestos y auditorías más amplias, lleva a muchas empresas a preferir no crecer. El incumplimiento de los requisitos de valoración de activos y facturación impedirá a las empresas aplicar el Plan General de Contabilidad para pymes.

Según la Ley de Auditoría de Cuentas, las empresas pequeñas son aquellas que durante dos ejercicios consecutivos deben cumplir dos de las siguientes condiciones, que son las mismas que para las microempresas: el total de activos no debe superar los cinco millones de euros (antes 4) y los ingresos anuales no deben superar los 10 millones de euros (antes 8). La plantilla de trabajadores no debe superar una media de cincuenta en el año.

El aumento de los límites de activos y facturación también afecta a las entidades sin fines lucrativos, de cualquier forma jurídica, que durante dos años consecutivos deben cumplir al cierre del ejercicio al menos dos de las siguientes condiciones: los activos no deben superar los cuatro millones de euros (antes 2.850.000) y los ingresos anuales no deben superar los ocho millones de euros (antes 5.700.000).

Para las empresas medianas, durante dos ejercicios consecutivos deben cumplir dos de las siguientes condiciones: los activos totales no deben superar los 25 millones de euros (antes 20) y los ingresos totales no deben superar los cincuenta millones de euros (antes 40). Además, la plantilla media de trabajadores durante el año no debe superar los 250. Esto se debe a que a partir de ese número de empleados se considera una empresa grande. Es importante destacar que el 98% del tejido productivo español son pymes.

(Expansión, 29-04-2024)

30/04/2024|