España emite las Letras a 3 meses más baratas de Europa

El interés de las familias y la frecuencia de las subastas limitan la rentabilidad ofrecida en la deuda a corto plazo y permiten que España tenga una prima de riesgo negativa en comparación con países como Alemania.

España ha alcanzado un hito en el mercado financiero al obtener financiamiento a un costo más bajo que cualquier otro país de la zona euro en el plazo más breve, tres meses. Las Letras del Tesoro se han convertido en un recurso clave para captar fondos, ofreciendo una rentabilidad del 3,6% en la última subasta, que es más baja que la de otros países con una mejor calificación crediticia, como Alemania o la Unión Europea.

En términos de tres meses, Alemania paga un 3,7%, once puntos básicos más que España; la Unión Europea paga un 3,77%, 17 puntos básicos más, Francia un 3,83%, hasta 23 puntos básicos por encima, y Países Bajos y Bélgica un 3,72% y un 3,73%, respectivamente, entre 12 y 13 puntos básicos más altos. A diferencia de lo que ocurre con los bonos a 10 años, la prima de riesgo a tres meses favorece a España. Los expertos señalan que hay razones sólidas que explican este fenómeno.

El fenómeno más destacado que explica por qué España paga menos por emitir deuda a corto plazo está relacionado con las familias. En los últimos dos años, el Tesoro ha recibido un aumento notable de solicitudes de inversión minorista en Letras, lo que ha permitido reducir el interés ofrecido.

Las cifras proporcionadas por el Banco de España indican que las familias mantienen más de 24.600 millones en Letras. Específicamente, las Letras a tres meses suelen registrar una alta demanda, con una solicitud que suele ser entre 3,5 y 4 veces mayor que la cantidad adjudicada en las subastas.

Este interés especial de las familias españolas en las Letras también se apoya en la baja rentabilidad ofrecida por otros productos de inversión minorista. Los depósitos a menos de un año en entidades españolas ofrecen un interés promedio del 2,37%, muy por debajo del 3,2% promedio en la zona euro, lo que hace que la deuda sea más atractiva en comparación.

Además de la mayor participación de inversión minorista, en los plazos más cortos de la deuda soberana, el riesgo de crédito tiene menos impacto en el interés final. Esto permite que las rentabilidades pagadas por países con diferentes calificaciones crediticias converjan cuando están sujetos a una política monetaria común que establece tipos de interés uniformes.

La forma en que cada país lleva a cabo sus subastas también influye en la rentabilidad, según Sofía Antón, directora de Auriga Bonos. Por ejemplo, países como Francia realizan subastas de Letras cada semana, lo que reduce la sensación de urgencia entre los inversores y puede afectar la tasa de interés.

España, por su parte, además de realizar subastas mensuales de Letras a tres meses, tiende a adjudicar volúmenes más pequeños en este plazo. En la última subasta, el Tesoro emitió 490 millones de euros en Letras a tres meses, en comparación con los 3.296 millones de euros de Francia o los 2.000 millones de euros de Alemania.

(El Mundo, 26-04-2024)

30/04/2024|