La mitad de los trabajadores indefinidos o son despedidos o renuncian al cabo de un año pese a la reforma laboral

La mitad de las personas que firman un contrato indefinido hoy en día terminarán siendo despedidas o renunciarán antes de que termine un año. A pesar de las mejoras en la estabilidad laboral introducidas por la última reforma laboral, España todavía tiene mucho camino por recorrer en cuanto a la continuidad de los trabajadores en sus puestos, según indica un informe reciente del Banco de España.

Según los datos del supervisor bancario, tener un contrato indefinido no garantiza una relación laboral de larga duración en muchos casos. "El 48% de las relaciones laborales iniciadas en marzo de 2022 con contratos indefinidos seguían vigentes un año después", señala el informe del Banco de España.

La reforma laboral liderada por la vicepresidenta segunda Yolanda Díaz y los agentes sociales ha impactado especialmente en la estabilidad de los empleados con contratos temporales. Los datos publicados por el supervisor bancario indican que esta mejora es significativa y va más allá de cambios superficiales en las estadísticas.

Actualmente, una persona que firma un nuevo contrato de trabajo tiene 1,5 veces más probabilidades de conservar su empleo después de un año que antes de la entrada en vigor de la última reforma laboral. Sin embargo, esta mayor estabilidad se ha logrado a expensas de un ligero deterioro y una mayor rotación entre el personal con contratos indefinidos, que se ha duplicado en comparación con los últimos cinco años. Parte de las empresas continúan terminando contratos fijos después de un tiempo, a pesar de haberlos firmado inicialmente.

La reforma laboral, acordada entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos, cumple dos años y cuatro meses desde su aprobación este abril. Durante este tiempo, las estadísticas recopiladas por el INE han mostrado una drástica reducción en la temporalidad, el principal objetivo de la norma diseñada por Yolanda Díaz y su Ministerio. Según el INE, la proporción de empleados temporales en el sector privado ha disminuido del 26% en 2019 al 14% en 2023.

A pesar de las críticas que sugerían que la reforma laboral era meramente cosmética y no mejoraba la estabilidad real de los trabajadores, los datos del Banco de España refutan esta tesis. En general, la tasa de supervivencia de los contratos firmados es mayor ahora que antes de la reforma, y la tasa de rotación (es decir, la proporción de empleados que ingresan y salen de una empresa en un año) ha disminuido.

El efecto más notable ha sido una mayor duración de los contratos, aunque el Banco de España sigue reportando una alta tasa de finalización de estos. Un contrato firmado en 2022 ya sea temporal o indefinido, tenía un 16% de posibilidades de seguir vigente después de un año; cinco puntos porcentuales más que antes de la reforma laboral.

Si solo se consideran los contratos indefinidos (excluyendo los fijos discontinuos), solo la mitad sobreviven al año, ya sea porque son despedidos o renuncian. Esta proporción apenas ha cambiado desde la entrada en vigor de la reforma laboral, aumentando ligeramente del 48% al 52%.

Otro dato relevante presentado por el Banco de España es la disminución de la rotación en términos absolutos, que ha pasado de un promedio del 1,33% en el período 2015-2019 al 1,12% en el período 2022-2023. Sin embargo, la reducción en la rotación entre los temporales que salen de la empresa debido a la finalización de sus contratos se ha visto compensada, en parte, por un aumento en la rotación entre el personal indefinido.

Aunque las tasas de entrada y salida entre este último grupo siguen siendo bajas, la rotación entre los trabajadores indefinidos ha aumentado de un 0,25% a un 0,61%. Los investigadores explican este fenómeno por el aumento de los contratos fijos discontinuos, un incremento mayor que la disminución observada entre los temporales, cuya tasa de entrada y salida ha pasado del 3,4% al 3,19%.

(El Periódico, 24-04-2024)

30/04/2024|