La recaudación sube un 7,5% en el primer trimestre encabezada por el IRPF

El ritmo de crecimiento de la recaudación de impuestos en España se acelera. Después de alcanzar un máximo histórico el año pasado, los ingresos fiscales han aumentado un 7,5% en el primer trimestre de este año, liderados por el impulso del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), según los datos oficiales revelados ayer, apuntando hacia un nuevo récord. Este incremento se debe al aumento de las retenciones sobre los ingresos laborales, en un contexto de incremento de precios y salarios, así como de revalorización de las pensiones, y también a las retenciones sobre intereses bancarios y dividendos, además de los ingresos generados por los impuestos sobre la energía que la Hacienda ha comenzado a aplicar de manera regular.

Los datos recopilados por la Agencia Tributaria muestran que la recaudación tributaria alcanzó los 60.386 millones de euros en el primer trimestre de 2024, siendo más de la mitad de esta cantidad procedente del IRPF, que incrementó sus ingresos en un 8,3%, llegando a los 32.198 millones. El aumento del 7,5% en la recaudación general, reflejado en un incremento del 5,9% en los ingresos brutos y una reducción del 1,1% en las devoluciones, supera los avances registrados en enero (6,6%) y febrero (6,2%).

La evolución positiva de la recaudación se atribuye principalmente a "la favorable evolución de las retenciones sobre los ingresos laborales y del capital mobiliario" al inicio del año, según la Agencia Tributaria. Un aumento del empleo y los salarios, las pensiones y los tipos impositivos, así como los intereses bancarios y el significativo incremento de los dividendos, son factores determinantes en esta evolución.

La mejora en la recaudación también se debe al aumento de los ingresos brutos por el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), que se ha visto reforzado desde marzo por el aumento de los tipos impositivos sobre la energía del 5 al 10%, y por el incremento de los ingresos por Impuestos Especiales. Aproximadamente la mitad de este avance se debe a medidas normativas, como el aumento del tipo impositivo en el Impuesto sobre la Electricidad y el impacto del Impuesto sobre Plásticos No Reutilizables que comenzó a recaudarse en febrero de 2023.

El Ministerio de Hacienda estima que, una vez que se complete la normalización de los impuestos sobre la energía iniciada por el Gobierno, el crecimiento de los ingresos tributarios podría ser 1,4 puntos porcentuales superior. Hasta ahora, el aumento de los tipos impositivos sobre productos energéticos ha generado 91 millones de euros por el primer aumento del IVA en enero y 110 millones por la revisión del Impuesto Especial sobre la Electricidad en sus dos primeros meses.

Sin embargo, la recaudación se ve moderada por la reducción de las retenciones para las rentas bajas aprobada por Hacienda, así como por la rebaja de las retenciones aprobada en febrero para ajustar el IRPF al aumento del salario mínimo interprofesional, lo que ha supuesto un ahorro de 66 millones de euros para los contribuyentes en su primer mes de vigencia (24 millones en salarios y 42 millones en pensiones).

En el primer trimestre del año, los ingresos públicos del Estado aumentaron un 1,3% frente al crecimiento del 0,7% en los gastos, lo que llevó a una reducción del déficit estatal al 0,04% del PIB (frente al 0,07% de 2023). El déficit del conjunto de las Administraciones se situó en febrero en el 0,78% (0,7% en 2023).

(El País, 30-04-2024)

30/04/2024|