Las nuevas reglas fiscales entran hoy en vigor con 11 países incumpliéndolas

Hoy marca el estreno de las nuevas normativas fiscales en la Unión Europea. Después de más de un año de negociaciones intensas, los veintisiete países miembros dieron ayer su aprobación final al nuevo régimen que establece límites para los niveles de deuda y déficit públicos aceptables, así como los mecanismos de ajuste para evitar sofocar las inversiones estratégicas y el crecimiento económico en el camino. Este modelo contempla sendas de corrección de las finanzas públicas adaptadas a cada país, basadas en un esfuerzo mínimo común anual para todos los incumplidores. Sin embargo, en su debut, ya son 11 los países de la Unión que superan estos límites, incluida España.

Los tres textos que componen el nuevo Marco de Gobernanza Económica de los veintisiete serán publicados hoy en el Diario Oficial de la Unión Europea, lo que los pondrá automáticamente en vigor. Esto ocurre después de que el Parlamento Europeo diera su aprobación final la semana pasada y el Consejo hiciera lo propio ayer. Este articulado es el resultado de la confrontación entre los países partidarios de la ortodoxia presupuestaria, liderados por Alemania, y aquellos que priorizan garantizar el crecimiento, como Francia o España.

"La nueva legislación mejorará significativamente el marco existente y proporcionará normas efectivas y aplicables para todos los países de la UE. Salvaguardará unas finanzas públicas equilibradas y sostenibles y aumentará la atención prestada a las reformas estructurales y a las inversiones para estimular el crecimiento y la creación de empleo en toda la UE. Ha llegado el momento de una rápida implementación", defendió ayer Vincent Van Peteghem, viceprimer ministro y titular de Finanzas de Bélgica, país que ostenta la presidencia de turno durante este semestre.

El nuevo marco mantiene los límites tradicionales del 3% del PIB para el déficit y del 60% para la deuda. Los países que superen estos umbrales deberán presentar un plan de reequilibrio a cuatro años vista -siete si incluye reformas estructurales- antes del 20 de septiembre, asegurando una reducción de la deuda en los 10 años siguientes. Además, si la deuda supera el 90% del PIB, deberán reducirla en un punto anual, o en medio punto si está por encima del 60% pero no alcanza el umbral. También se establece una reducción del déficit al 1,5% si supera el 3%.

Actualmente, 11 países ya han rebasado el límite de desequilibrio presupuestario, arriesgándose a la apertura de un expediente por déficit excesivo en junio, después de las elecciones comunitarias. Estos países son Italia (7,4% de déficit en su PIB), Hungría (6,7%), Rumanía (6,6%), Francia (5,5%), Polonia (5,1%), Malta y Eslovaquia (4,9% en ambos casos), Bélgica (4,4%), República Checa (3,7%), España (3,6%) y Estonia (3,4%).

Con la entrada en vigor de las nuevas reglas fiscales hoy, los países ya no están obligados a presentar el tradicional Programa de Estabilidad. Sin embargo, España tiene previsto enviar información sobre su senda fiscal a Bruselas para reiterar su compromiso de reducir el déficit al 3% este mismo año. Esta promesa podría ser considerada por Bruselas y evitar así un expediente en junio.

(Expansión, 30-04-2024)

30/04/2024|