El Banco de España pide recortar las nuevas pensiones para sostener el sistema

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha propuesto explorar la opción de reducir la tasa de reemplazo en España como medida para mantener el sistema de pensiones, en lugar de depender únicamente de un aumento en las cotizaciones sociales. Esta sugerencia se encuentra entre las recomendaciones incluidas en el informe anual del banco central.

Durante su comparecencia en el Congreso para presentar los informes anuales de la entidad correspondientes a 2022 y 2023, Hernández de Cos señaló que la economía española está enfrentando un proceso de envejecimiento poblacional que se prevé se intensificará en las próximas décadas, lo que generará un aumento en el gasto en pensiones.

La última reforma de pensiones se inclinó hacia medidas para generar ingresos adicionales, principalmente retrasando la edad de jubilación, en lugar de centrarse únicamente en recortar el gasto. La Comisión Europea estableció una cláusula de salvaguarda en 2025 para garantizar la sostenibilidad del sistema mediante un aumento en los ingresos, una reducción del gasto o una combinación de ambas. Sin embargo, Hernández de Cos advierte que aumentar exclusivamente las cotizaciones podría tener efectos negativos en el empleo y la competitividad de la economía española.

Por ello, el gobernador considera importante estudiar el efecto de los cambios normativos sobre la equidad intergeneracional y analizar otras medidas alternativas, como ajustar la tasa de reemplazo de las pensiones, que actualmente es más alta que la media de los países del entorno español.

Además, Hernández de Cos insta a examinar el papel del ahorro privado para la jubilación y su capacidad para complementar las prestaciones del sistema público. Respecto a la fecundidad en España, el gobernador señala que sería poco realista esperar un aumento significativo en este aspecto para sostener las pensiones en el futuro, dado que la tasa de fecundidad históricamente ha sido baja.

El Banco de España recientemente calculó en un informe que el país necesitaría casi 25 millones de inmigrantes adicionales para 2053 para mantener la relación entre la población activa y la dependiente. Este dato fue cuestionado por el portavoz de Vox en el Congreso, Pablo Sáez, quien expresó sorpresa y tristeza al ver que el Banco de España menciona la inmigración como solución en lugar de fomentar el aumento de nacimientos en España.

En respuesta, Hernández de Cos aclaró que el informe realizó un ejercicio hipotético sobre la tasa de dependencia y que no implica una posición definitiva por parte del banco central. Además, señaló que aumentar la fecundidad tendría que ser significativamente alto para ser una solución viable, considerando la baja tasa de fecundidad histórica en el país.

(El País, 08-05-2024)

08/05/2024|