El Gobierno ratifica su intención de rebajar el agujero fiscal al límite del 3% este año

La Unión Europea implementó el martes nuevas normativas fiscales que delinean los límites presupuestarios de los Estados miembros, y España buscó destacar para evitar el riesgo de iniciar esta nueva fase con un apercibimiento. Aunque formalmente los Veintisiete estaban exentos de presentar el Programa de Estabilidad a finales de abril, el Gobierno optó por enviar una versión simplificada de dicho documento, actualizando sus previsiones económicas y fiscales, con el objetivo de reforzar su compromiso de reducir el déficit del país para 2025 y así evitar la apertura de un expediente comunitario por déficit excesivo en junio.

En primer lugar, el documento enviado por el Ejecutivo ratifica el compromiso de España de cerrar 2024 reduciendo el desequilibrio entre gastos e ingresos públicos al límite comunitario del 3% del PIB. Además, el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Economía reducen en dos décimas la anterior previsión de déficit para el año 2025, comprometiéndose ahora a reducir el déficit fiscal para entonces al 2,5%. Estos nuevos compromisos se sellan tras una mejora en el dato de déficit de 2023, que pasó del 3,9% oficialmente previsto al 3,64%.

En paralelo, España promete a la Unión Europea que su estrategia fiscal permitirá continuar reduciendo su déficit estructural, alcanzando en 2025 un superávit fiscal primario. Esto sería un logro inédito desde 2007. La proyección oficial estima que el déficit estructural del 1,1% del PIB de 2023 se reducirá a tres décimas este año y se convertirá en un superávit de una décima en 2025. Estos nuevos compromisos tienen como objetivo suavizar la evaluación de la Comisión Europea sobre los datos presupuestarios de España este año. La reactivación de las reglas fiscales supondrá la apertura de expedientes de déficit excesivo a los países cuyo déficit fiscal supere el 3% del PIB, incluyendo a España. Sin embargo, Bruselas ha insinuado que, al tratarse de un año de transición, considerará no solo la cifra de déficit, sino también su proyección, donde España espera demostrar su compromiso bajando al límite este año y reduciéndolo significativamente el próximo.

Para alcanzar el nuevo objetivo de déficit del 2,5% para 2025, el Gobierno prevé un ajuste de 16.700 millones de euros en estos dos años, tanto a través de ingresos como de gastos. Por un lado, se espera un ligero aumento en los ingresos públicos este año, que alcanzarían el 42,6% del PIB, y un alza adicional de la presión fiscal en 2025 debido al fin de las reducciones tributarias y al aumento de los impuestos sobre el capital.

Por otro lado, se espera una ligera disminución en el peso de los gastos sobre el PIB, pasando del 46,4% en 2023 al 45,6% este año y al 45,4% en 2025. Finalmente, se prevé un crecimiento del PIB del 2% este año y un aumento en una décima para 2025, alcanzando el 1,9%. Se espera también un crecimiento del empleo del 2,4% este año y del 1,7% el próximo, lo que permitirá reducir la tasa de desempleo al 11,2% este año y al 10,7% el próximo.

(El País, 02-05-2024)

08/05/2024|