España, al frente de la mejoría económica en la UE ante la debilidad de Alemania y Francia

La economía española lidera la recuperación de la actividad en la eurozona, impulsada principalmente por el sector servicios y, especialmente, por el turismo, a pesar de los desafíos políticos. Los últimos indicadores sugieren que el sentimiento de los agentes económicos está cambiando hacia una perspectiva más positiva en la zona euro. A pesar de las tensiones geopolíticas y los efectos de la inflación, la actividad económica está emergiendo gradualmente y los empresarios están mirando hacia el futuro con menos incertidumbre.

Los datos del PMI Compuesto publicados por S&P Global el 23 de abril ya mostraban a la economía europea dejando atrás la desaceleración que experimentó durante todo el año 2023. Y el PMI Compuesto de la zona euro, publicado recientemente, confirma esta tendencia positiva.

Según este indicador, la actividad económica en la eurozona (que incluye servicios e industria) aumentó a 51,7 puntos en abril, lo que representa un incremento de 1,4 puntos respecto a marzo y el nivel más alto en once meses. Este crecimiento señala que la economía europea está saliendo de la fase de contracción en la que se encontraba anteriormente.

Los datos del PIB del primer trimestre también respaldan esta recuperación, con un avance del 0,3% tanto en la UE como en la eurozona, lo que marca la salida de la ligera recesión técnica en la que estuvo inmersa en los últimos trimestres del año pasado.

Sin embargo, la recuperación no es uniforme ni simétrica. Aunque Alemania y Francia, las dos principales economías de la eurozona, aún muestran signos de debilidad, España y en menor medida Italia están impulsando el crecimiento económico.

El PMI Compuesto de España, cuyo PIB creció un 0,7% intertrimestral en el primer trimestre, alcanzó los 55,7 puntos en abril, su nivel más alto en un año. Por otro lado, Italia registró 52,6 puntos, aunque su ritmo de crecimiento se ralentizó. Alemania y Francia, cuyos PIB crecieron solo un 0,2% en el primer trimestre, volvieron a la zona de crecimiento, pero de manera marginal, con 50,6 y 50,5 puntos respectivamente.

A pesar de las turbulencias políticas en España, el país está superando a Alemania, Italia y Francia en términos de crecimiento económico, y su índice PMI de servicios continúa siendo más alto que el de sus homólogos europeos.

La recuperación económica de España se atribuye en gran medida al sector turístico y a políticas gubernamentales menos centradas en la austeridad que en otras economías de la eurozona. Sin embargo, es importante tener en cuenta que España enfrenta desafíos para cumplir con las nuevas reglas fiscales de la UE debido a su menor enfoque en medidas de austeridad.

El impulso de la economía española, al igual que el de la eurozona en su conjunto, proviene principalmente del sector servicios, mientras que la industria aún enfrenta dificultades para recuperarse, especialmente en Europa. Aunque los indicadores económicos muestran signos alentadores, los altos costos operativos siguen siendo un desafío para las empresas.

(Expansión, 07-05-2024)

08/05/2024|