La prórroga presupuestaria no evita un alza de gasto de 35.000 millones

El Instituto de Estudios Económicos advierte que el aumento de las pensiones, los salarios públicos y los costos de la deuda están llevando el gasto público por encima del límite establecido para 2023. La decisión del Gobierno de no presentar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado para 2024 y optar por mantener la prórroga de los presupuestos de 2023, debido a la volatilidad política relacionada con las elecciones en primavera (en Vascos, Cataluña y Europeas), no garantiza que el gasto público se mantenga bajo control. Según el Instituto de Estudios Económicos (IEE), servicio de estudios de la CEOE, esta prórroga no evitará un aumento del gasto público de alrededor de 35.400 millones de euros este año, impulsado por factores como la revalorización de las pensiones, los salarios públicos y el pago de intereses de la deuda pública.

Miguel Ángel Martínez Lago, catedrático de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad Complutense de Madrid, quien colaboró en la elaboración del informe del IEE junto con Santiago Lago Peñas, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Vigo, señaló que "la prórroga presupuestaria no significa que tengamos unos presupuestos estancados". El informe indica que, aunque inicialmente la prórroga podría mantener el gasto en el límite de 173.065 millones de euros, los compromisos futuros de aumento del gasto, como los incrementos salariales de los empleados públicos y otros compromisos que puedan surgir en los próximos meses, elevarán considerablemente la factura pública final.

El informe destaca que el gasto en pensiones aumentará debido a la revalorización con el IPC, el aumento en el número de pensionistas y el incremento en la pensión media. Se estima que, manteniendo el actual ritmo de incremento del 6,3%, el gasto total en pensiones aumentará en unos 11.000 millones de euros este año.

Además, el gasto en prestaciones por desempleo ha experimentado un crecimiento del 4,1% en los primeros meses del año, lo que podría resultar en un aumento anual de entre 900 y 1.400 millones de euros. Se espera también que otras prestaciones sociales en efectivo generen un gasto adicional de 3.150 millones de euros.

En cuanto a los salarios de los empleados públicos, se prevé un aumento del 2,5% (2% pactado y 0,5% adicional en función de la inflación), lo que sumado al incremento de ocupados en las Administraciones y el deslizamiento salarial, resultaría en un incremento del 5% en la factura, alcanzando los 8.200 millones de euros.

Por otro lado, se espera que los intereses de la deuda aumenten en unos 3.700 millones de euros si se mantiene el diferencial de tipos pagado en los primeros meses de 2024, según el IEE. En resumen, si los demás gastos se mantuvieran constantes, solo estas partidas implicarían un aumento del gasto de alrededor de 35.400 millones de euros a pesar de la prórroga presupuestaria, según el informe del IEE. Esto muestra que la prórroga no frenará el aumento del gasto público, especialmente el gasto corriente, que contribuye al crecimiento económico en el corto plazo.

(El País, 07-05-2024)

08/05/2024|