La retribución de los consejeros crece un 10% en 2023, por encima de los salarios y las pensiones

Los integrantes de los consejos directivos de las empresas en España obtuvieron en 2023 unas compensaciones sin precedentes. Acumularon más de 4.800 millones de euros brutos en total, representando un aumento del 10,1% respecto al año anterior. Este incremento constituye el mayor registrado en todas las categorías de ingresos analizadas en el más reciente informe de la Agencia Tributaria, recientemente publicado. En comparación, los salarios y las pensiones experimentaron aumentos anuales del 7,6% y 9%, respectivamente. En promedio, los ingresos de todos los contribuyentes sujetos al impuesto sobre la renta, incluyendo trabajadores, jubilados, autónomos, empresarios y directivos, entre otros, crecieron un 7,2% anualmente.

Un análisis más detallado revela que los ingresos totales de los consejeros, alcanzando su punto máximo histórico en 2023, aumentaron a un ritmo mayor que el total de salarios del sector público (5,6%) y del sector privado (8,3%). Entre estos últimos, los altos ejecutivos superaron tanto los sueldos de las grandes empresas (9,6%) como los de las pymes (6,6%). También sobrepasaron las pensiones del sector público (9,4%), los ingresos brutos de los profesionales (4,1%) y las prestaciones por desempleo (3,2%). Por otro lado, los ingresos de los autónomos (-0,9%) y las pensiones privadas (-1,1%) experimentaron descensos.

Las cifras de la agencia reflejan la sólida evolución de los ingresos de quienes ocupan los más altos cargos directivos en las compañías. De hecho, si se observa los años previos a las sucesivas crisis causadas por la pandemia y la escalada de precios, estos perfiles destacan por ser el colectivo con mayores aumentos porcentuales. Entre 2019 y 2023, los salarios brutos aumentaron un 22% y las pensiones casi un 24%. Sin embargo, en el mismo período, las remuneraciones de los altos directivos aumentaron un 39%, siendo la tasa más alta de todas.

Los datos muestran el total de ingresos que recibe cada tipo de contribuyente, así como los ingresos medios de cada uno, excepto los consejeros. Es decir, se sabe que los asalariados recibieron un promedio de 28.903 euros brutos, y los pensionistas alcanzaron los 18.503 euros, con aumentos anuales del 5% y 7,9% respectivamente, explicados por el aumento del empleo, las actualizaciones salariales y la indexación de las pensiones según la inflación. Sin embargo, debido a cuestiones metodológicas, no se dispone de datos sobre la remuneración media de los altos ejecutivos. No obstante, según fuentes tributarias, se presume que los pagos por persona a los consejeros hayan aumentado en un año marcado por el repunte de los beneficios empresariales en las grandes empresas del Ibex, muchas de las cuales alcanzaron récords.

En consecuencia, los consejeros son los que más impuestos pagaron sobre sus ingresos en 2023, con una tasa efectiva de retención del 33,64%, muy por encima del 16,79% de los salarios y del 9,64% de las pensiones. Sin embargo, los tipos medios de gravamen registrados en la estadística se aplican únicamente a los ingresos del trabajo, excluyendo otros tipos de ingresos como los bonos o las remuneraciones en especie. Esto sugiere, según las mismas fuentes, que gran parte de los ingresos obtenidos por los altos directivos se gravan a tasas considerablemente más bajas.

Estas cifras han llevado a organizaciones como Oxfam Intermón a denunciar que las compensaciones en España están mejorando considerablemente para unos pocos, mientras que las diferencias respecto a la mayoría de los trabajadores continúan aumentando. En su último informe sobre desigualdad, publicado en enero durante el Foro de Davos, la ONG señaló que el salario promedio de los miembros de los consejos de dirección de las grandes empresas aumentó un 19% entre 2021 y 2022, y un 45% desde 2020. Al mismo tiempo, el salario promedio aumentó solo un 8% en 2022 y un 9% desde 2020.

En términos más concretos, el 70% de las 50 mayores empresas del país pagaba a su primer ejecutivo más de un millón de euros, con casos como Iberdrola y Banco Santander que pagaron más de 10 millones a sus máximos responsables. En promedio, el primer ejecutivo ganaba 91 veces el salario medio de sus empleados. "Es difícil justificar que, en promedio, a un trabajador le llevaría 91 años ganar lo que el primer ejecutivo percibe en un solo año", enfatizó Oxfam. En la misma línea, otros datos presentados por la organización indican que el pago de dividendos creció 3,5 veces más que los salarios en España desde 2020 hasta 2023.

(Cinco Días, 03-05-2024)

08/05/2024|