OCDE revisa al alza su previsión de crecimiento para España

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha elevado su pronóstico de crecimiento para España este año al 1,8%, una décima más que su estimación de febrero y cuatro puntos más que la de noviembre, pero advierte sobre el alto nivel de deuda pública, especialmente con la última reforma de pensiones.

Según el informe semestral de Perspectivas publicado este jueves por la OCDE, España se desmarca de otras grandes economías europeas, las cuales han experimentado un casi estancamiento desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022, y se espera una recuperación más lenta en 2024 y 2025.

España, que lideró la zona euro con un crecimiento del 2,5% del producto interior bruto (PIB) el año pasado, crecerá en 2024 más del doble del 0,7% previsto para el conjunto de los miembros de la moneda única. Esto también es válido en comparación con Francia (0,7%) e Italia (0,7%), y aún más en el caso de Alemania (0,2%).

El crecimiento proyectado del 1,8% está muy cerca del 1,7% que la Comisión Europea anticipaba para España a mediados de febrero, pero es menos optimista que las previsiones del Gobierno, que confía en alcanzar un 2%. Para 2025, la OCDE mantiene su pronóstico del 2%, en línea con la mayoría de los organismos de análisis económico.

En su análisis sobre España, destaca el consumo privado como uno de los principales impulsores de la actividad, con un aumento del 2% este año y del 2,1% el próximo, impulsado por la robustez del mercado laboral y el aumento del poder adquisitivo.

Este aumento del poder adquisitivo será posible en gran medida gracias a la reducción de la inflación, que se espera que disminuya del 3,4% en 2023 al 3% este año y al 2,3% el próximo. Por otro lado, la inversión, que experimentó una desaceleración el año pasado, solo progresará un 0,7% en 2024 antes de recuperarse un 3% en 2025. Similarmente, el comercio exterior restará dos décimas al PIB este año y tendrá un impacto neutral el próximo.

La OCDE advierte sobre el peso de la deuda en España, calificándola de "elevada": un 107,7% en 2023 que se espera que disminuya un punto al 106,7% en 2025. Señala específicamente el creciente gasto en pensiones como un problema, en referencia a la reforma del ministro José Luis Escrivá, lo que podría afectar negativamente a partidas que impulsan el crecimiento.

Para abordar este desafío, la OCDE recomienda un ajuste fiscal a medio plazo para mantener la deuda en descenso, cumplir con las normas fiscales de la UE y crear margen para futuros gastos prioritarios. Esto incluiría medidas selectivas de ayuda energética, una ampliación gradual de la base del IVA y un aumento de los impuestos ambientales. Asimismo, aconseja políticas para un crecimiento sostenible, incluyendo innovación, educación, cualificación laboral y políticas activas de empleo.

(Cinco Días, 03-05-2024)

08/05/2024|