CC OO destaca que el avance de la productividad entre 2018 y 2023 triplica la subida salarial

El sindicato Comisiones Obreras (CC OO) ha utilizado este lunes datos del Observatorio de Márgenes Empresariales, elaborado por el Ministerio de Asuntos Económicos con información de la Agencia Tributaria y el Banco de España, para señalar que entre 2018 y 2023 la productividad real por trabajador asalariado aumentó un 12,5% (un 36% en términos reales, antes de ajustarla con el índice de precios de este observatorio). Esta alza contrasta con un crecimiento mucho menor de los salarios reales en este periodo, del 3,8%, lo que lleva al sindicato a afirmar que hay margen suficiente para exigir incrementos salariales y una reducción de la jornada laboral, permitiendo así que los trabajadores compartan los beneficios de esta mejora en la productividad.

El Gabinete Técnico de CC OO destaca que durante estos cinco años, analizados por los economistas del sindicato, "la productividad de los sectores económicos incluidos en este Observatorio ha aumentado de manera notable, siendo compatible, por primera vez en décadas, el incremento de la productividad con el crecimiento de la actividad y el empleo".

Además, señalan que en este periodo se ha observado un fuerte incremento del valor añadido bruto (46% nominal, 21% real), que ha crecido a un ritmo mucho mayor que el empleo (8%). Esto contrasta con lo ocurrido en el ciclo económico anterior (2009-2012), cuando el aumento de la productividad se produjo durante la crisis con una significativa caída del empleo, especialmente de trabajos precarios; y posteriormente, en la fase de recuperación, primero se estancó y luego registró una leve disminución.

Según los datos del Observatorio, mientras que los salarios reales se mantienen ahora en niveles similares a los de hace 15 años, la productividad real ha experimentado importantes incrementos, tanto en periodos de crisis (2009-2012) como en ciclos de crecimiento y aumento del empleo (2019-2023), lo que ha ampliado la brecha existente desde hace décadas entre la evolución de la productividad y las remuneraciones reales. Los autores de este análisis se quejan de que las ganancias de productividad generadas en la economía por avances tecnológicos, nuevas formas de organización del trabajo o cambios en las estructuras sectoriales han sido mayoritariamente captadas por el capital y no por los trabajadores.

Por otro lado, los economistas de CC OO explican que los incrementos en la productividad experimentados en los últimos cinco años "se deben al efecto combinado de una mejora de la productividad dentro de las propias empresas y a la mejora de la composición del tejido productivo hacia actividades de mayor valor añadido". Han observado que el aumento del valor añadido bruto (resultado de restar a las ventas las compras realizadas por la empresa) ha estado respaldado por un avance en la productividad (medida por el valor añadido bruto generado por cada trabajador asalariado) en el 75% de las ramas de actividad.

En este sentido, tanto las actividades con alta productividad (como las energéticas e inmobiliarias) como las actividades con productividad media y baja (como la construcción o el transporte) han experimentado aumentos en el valor añadido acompañados de mejoras en la productividad en términos reales. Por el contrario, la industria (incluido el refino de petróleo) muestra una ligera disminución, aunque se podría considerar como un comportamiento de resistencia en un contexto europeo complicado para la actividad industrial.

(El País, 14-05-2024)

15/05/2024|