Cuerpo: “El Estado es un accionista que da estabilidad a las empresas estratégicas”

El titular de Economía urge a "adoptar una postura más cautelosa frente a la llegada de inversión extranjera a nuestras empresas clave". "Necesitamos resguardar nuestros intereses y contamos con los medios adecuados para hacerlo", afirma. "Debemos dejar de ser ingenuos o crédulos al evaluar la entrada de inversión extranjera en nuestras empresas estratégicas", declaró el ministro de Economía, Comercio y Empresa, Carlos Cuerpo, argumentando que el Estado debe "defender los intereses" del país utilizando los instrumentos disponibles, desde imponer condiciones a una operación hasta adquirir participación en dichas compañías.

"El Estado actúa como accionista brindando estabilidad", aseguró durante el V FORO INTERNACIONAL EXPANSIÓN, organizado en colaboración con el think tank internacional The European House-Ambrosetti, celebrado recientemente en el Parador de Alcalá de Henares. Las declaraciones de Cuerpo surgen en medio del regreso del Estado al capital de Telefónica, empresa en la que el Gobierno encomendó a la Sepi tomar un 10% de las acciones (ya ha adquirido un 7% y ha nominado a Carlos Ocaña, cercano al presidente del Ejecutivo, como consejero) como respuesta a la adquisición del 9,9% por parte de la empresa estatal saudí STC.

Ante la posibilidad de que el Gobierno tome medidas similares frente a la oferta pública de adquisición (OPA) del grupo húngaro Magyar Vagon sobre Talgo, o la del gigante energético emiratí Taqa sobre Naturgy, Cuerpo destacó que en la Unión Europea hay consenso sobre la necesidad de proteger "la autonomía estratégica, especialmente en sectores clave, como el energético, las telecomunicaciones, las infraestructuras o el sector financiero", añadiendo explícitamente el de "los transportes".

En este contexto, afirmó, "el Estado actúa como accionista brindando estabilidad y una visión a largo plazo", aunque especificó que esto "no tiene por qué ser la única" acción defensiva que el Gobierno podría tomar ante este tipo de operaciones. "Nuestra normativa permite, si lo consideramos necesario, establecer condiciones para estas operaciones, como mantener un cierto nivel de inversión o proteger nuestras redes e infraestructuras", explicó.

Cuerpo reconoció que esta consideración estratégica se aplica a empresas como Naturgy o Talgo, "que además tienen características específicas relacionadas con la propiedad intelectual que las hacen aún más estratégicas", subrayó. En resumen, concluyó el ministro, "se trata de proteger nuestros intereses y contamos con los medios adecuados para hacerlo, y ese es el mensaje que creo que debemos transmitir". Cuerpo defendió que este "marco debería inspirar mucha confianza", sin que, afirmó, el blindaje reduzca el atractivo de España como destino de inversión, ya que, de 2018 a 2024, "ha sido el cuarto país del mundo en el que se han iniciado más proyectos nuevos con inversión extranjera", destacó.

El ministro de Economía destacó que otro "mensaje de confianza adicional" es el sólido crecimiento económico del país, que sorprendió con un aumento del 0,7% en el primer trimestre, llevando al Banco de España a anticipar una revisión al alza de su pronóstico de crecimiento del PIB para 2024 por encima del actual 1,9%, como informó el día anterior en el V FORO INTERNACIONAL EXPANSIÓN el gobernador, Pablo Hernández de Cos.

Ante la pregunta de si el Gobierno está considerando elevar su propia estimación, Cuerpo recordó que hace diez días enviaron una actualización de sus previsiones para 2024 a Bruselas, manteniendo una proyección de crecimiento del PIB del 2% este año "por precaución en las previsiones macroeconómicas, que son la base para la elaboración presupuestaria". En este sentido, Cuerpo defendió que "la prórroga presupuestaria de 2023 no ha tenido un impacto negativo", dado el "margen de flexibilidad" de las cuentas para "reasignar partidas", aunque adelantó que el Gobierno ya está "centrado en la negociación de los Presupuestos de 2025".

Además, explicó, el Gobierno "está trabajando para que los nuevos impuestos temporales sobre las grandes entidades bancarias y las empresas energéticas se mantengan de manera permanente en nuestro sistema tributario". "Este cambio de temporal a permanente debe incluir una revisión de los impuestos", como la adaptación del impuesto sobre el sector financiero a la evolución de los tipos de interés, que se espera que comiencen a bajar en junio, o incentivos para las inversiones en electrificación de las empresas energéticas.

(Expansión, 10-05-2024)

15/05/2024|