España tiene la mayor concentración bancaria de los grandes países del euro

El panorama bancario experimenta nuevamente una agitación. Con BBVA y Sabadell en el centro de atención, las fusiones entre entidades vuelven a ser tema de debate, generando preocupación sobre la concentración del sector bancario en España y los posibles efectos de una nueva adquisición. Según datos del Banco Central Europeo (BCE), al cierre de 2022, los cinco principales bancos españoles controlaban el 69,59% de todos los activos. Esto sitúa a España por encima del promedio de la zona euro (68,27%), según el parámetro utilizado por la autoridad monetaria para medir la concentración bancaria y que se actualiza anualmente.

Pero eso no es todo. Comparado con otros países importantes de la región, el sector bancario español se destaca por su alta concentración. Utilizando el mismo criterio, la concentración en Italia sería del 50,5%, mientras que en Francia sería del 46,62% y en Alemania del 35,01%.

A lo largo de los años, la brecha entre España y las demás grandes economías de la eurozona han ido aumentando, especialmente después de la crisis financiera global, con la desaparición de muchas cajas de ahorros y la consolidación de bancos a través de fusiones y adquisiciones. En 2007, por ejemplo, el porcentaje de activos controlados por los cinco principales bancos españoles era del 41%, apenas nueve puntos porcentuales más que en Italia y 20 más que en Alemania.

Respecto a Francia, antes de la crisis, España tenía una ventaja de más de 10 puntos porcentuales en términos de concentración bancaria. La posible adquisición de Sabadell por parte de BBVA aumentaría nuevamente el porcentaje de concentración bancaria en España. Con la incorporación de Sabadell, Unicaja se uniría al nuevo grupo de los cinco principales bancos, agregando sus casi 100.000 millones en activos.

En otros países de la eurozona, la concentración bancaria varía desde el 95% en Grecia, donde hay escasa presencia de entidades pequeñas, hasta el 31,16% en Luxemburgo, que se ha convertido en una plaza financiera importante. Aunque el BCE es la fuente principal para medir la concentración bancaria en diferentes regiones, fuentes cercanas indican que el supervisor no considera que exista un problema significativo en el sector bancario europeo en ese aspecto.

La discrepancia con la postura del Gobierno, que ha expresado preocupación por este riesgo, radica principalmente en el enfoque. Mientras el BCE evalúa el panorama bancario europeo en su conjunto, destacando la sobreabundancia de bancos y personal en la era digital, el Gobierno está más centrado en los posibles efectos locales de una mayor concentración.

En cualquier caso, independientemente de la perspectiva sobre la adquisición de Sabadell por parte de BBVA, el BCE se limita a evaluar aspectos prudenciales en este tipo de operaciones. El supervisor examinará cuestiones como el modelo de negocio, los niveles de capital y liquidez, y la gobernanza.

(Expansión, 15-04-2024)

15/05/2024|