Los sueldos pierden poder adquisitivo: suben menos que el IPC en lo que va de año

Según el estudio 'Retos y Tendencias en RR.HH 2024' realizado por Pluxee (antes Sodexo), la subida salarial promedio acordada en los convenios registrados hasta abril fue del 2,92%, aproximadamente cuatro décimas menos que la tasa de inflación. Esto significa que en lo que va del año 2024, los precios han aumentado más rápido que los salarios.

Después de haber experimentado incrementos por encima del 3% durante la mayor parte de 2023 para compensar o al menos mitigar la pérdida de poder adquisitivo causada por el aumento de la inflación, los salarios en los convenios colectivos han comenzado este año con aumentos más moderados. Esta situación, junto con el repunte de los precios en los últimos dos meses, ha resultado en una nueva disminución del poder adquisitivo de los españoles.

El aumento salarial promedio pactado en los convenios hasta abril fue del 2,92%, según datos actualizados por el Ministerio de Trabajo. Esto apenas representó una centésima más que en marzo, mientras que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) aumentó el mes pasado hasta el 3,3%, dos décimas más que el mes anterior y casi cuatro puntos porcentuales por encima del aumento salarial.

Durante los primeros cuatro meses del año, la inflación ha aumentado a tasas superiores que los salarios, excepto en febrero, cuando ambos aumentaron un 2,8%. En resumen, se ha vuelto a observar un desacoplamiento entre los salarios y el IPC, aunque en menor medida que durante la cresta inflacionaria de 2022. Esto ocurre en un contexto en el que la negativa del Gobierno a ajustar la tarifa estatal del IRPF podría resultar en un mayor pago de impuestos para los trabajadores si un aumento salarial, por modesto que sea, los lleva a un tramo impositivo superior.

El incremento salarial pactado hasta abril, ligeramente por debajo del 3% acordado para este año en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (más un 1% adicional en función del IPC), contrasta con el aumento acelerado de los costos laborales. Según los últimos datos del INE disponibles, estos crecieron a tasas del 5% en el tercer y cuarto trimestres del año pasado. Esto incluye no solo los salarios, sino también el aumento de las cotizaciones sociales, que aumentaron un 7% solo entre octubre y diciembre del año pasado.

En su informe anual más reciente, el Banco de España advirtió sobre el riesgo que representa para el empleo continuar aumentando la carga que soportan las empresas, a través del aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social. El supervisor estimó que un aumento de un punto en las cotizaciones reduciría en 0,25 puntos el número de empleados en cuatro años, lo que equivale a la destrucción de alrededor de 53.000 empleos.

En un contexto en el que el secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, ha argumentado públicamente que los salarios no deben estar ligados a la productividad, los principales organismos económicos han recomendado lo contrario para un país que históricamente ha suspendido en este aspecto.

A pesar de que el aumento salarial promedio hasta abril fue del 2,92%, los convenios registrados hasta esa fecha muestran una situación muy diversa. Más de 3 millones de trabajadores (el 35,5% del total) acordaron aumentos inferiores al promedio, mientras que 2,69 millones se beneficiaron de incrementos del 2,91%, en línea con la media general. Para 38.645 trabajadores, sin embargo, no hubo mejoras salariales este año.

Los 2,82 millones de empleados pertenecientes a más de 293.000 empresas que han logrado pactar aumentos del 3,96% son los que elevan la media y representan el 32,6% del total. Muchos de estos convenios fueron firmados este año, con un aumento promedio del 4,1%.

En cuanto a los sectores de actividad, el mayor aumento salarial se registró en los servicios, con un promedio del 3% para 5,87 millones de trabajadores, el grueso del total. En otros sectores, los aumentos fueron inferiores. Por ejemplo, en el sector agrario fue del 2,37%, en la industria del 2,77% y en la construcción del 2,88%.

Estos datos coinciden con la publicación por parte del INE de estadísticas sobre la creación de empresas, que revelaron una disminución del 11,6% en marzo pasado en comparación con el mismo mes del año anterior, siendo la cifra más baja desde 2020. Esto pone fin a la tendencia positiva de los dos meses anteriores, cuando la creación de negocios creció un 13,1% en enero y un 7,9% en febrero.

(El País, 13-05-2024)

15/05/2024|